“Quousque tandem, Catilina, abutere patientia nostra?”

La historia nos recuerda que Catilina fue un político romano, que ha pasado a la historia por las acusaciones que le formulada Cicerón en sus discursos llamados Catilinarias. Se dice del tal Catilina que era de carácter malo y depravado y que siendo joven gustaba de las guerras civiles, las matanzas y las discordias. Su espíritu era temerario, veleidoso y simulador; era mucha su elocuencia mas su saber era menguado, según Cayo Salustio.

Al comienzo de las Catilinarias, encontramos la frase en latín del inicio en el primer discurso ante el senado y con relación a Catilina, Cicerón prosigue preguntándose: “¿A qué extremos se arrojará tu desenfrenada audacia?” “¿No te arredran ni la alarma del pueblo, ni el acuerdo de todos los hombres honrados?”

Afortunadamente para Roma las conjuras del conspirador fueron puntualmente ahogadas y su cabeza cortada para alivio de la República.

La que parece no gozar de alivio es la nuestra, por la iracundia de un funesto personaje que actuando detrás del poder gubernamental, atenaza pérfidamente a la Nación a la que ha de llevar al caos prontamente. Cuenta para ello con todo un aparato partidario de políticos mandrias y amanuenses que traicionaron el voto de los ciudadanos de sus territorios; como así también con fuerzas de choque comandadas por bandoleros. Sigue leyendo

A los genios se le encendieron dos lamparitas

Fracisco ViottiCuando el Jefe de Gabinete, A. Fernández dice “Buenos Días…”, seguro es de noche y está lloviendo. Como bien lo ha tildado algún periodista, esta suerte de “Desmentidor Oficial”, hace un par de semanas con la cara que lo caracteriza, dijo textualmente:”…restringir el uso de energía, no implica que haya una crisis en el sector, ni mucho menos”. Apenas se reintegra a sus funciones la Presidente Fernández, luego de sus merecidas vacaciones de once días, después de haber trabajado catorce; lo primero que hace y seguramente después de un estudio riguroso por parte del Estado Nacional, es reconocer y anunciar “que efectivamente se registraron cincuenta mil cortes de energía y la consecuencia de los mismos se debe: “AL CALOR”.

Seguimos con la subestimación o en verdad los habitantes de la ex Nación Argentina, no llegamos a percibir o no queremos aceptar la tremenda realidad que se cierne sobre nuestro ex país. A estas instancias creo que la mejor medida que debería tomar, es por medio de un Decreto, que se suspenda el calor y el mismo podría estar avalado por el Congreso Nacional, total los legisladores firman cualquier cosa que le pongan delante, menos la Ley de Movilidad Provisional. Sigue leyendo