D’elia contra los medios y la gente (3)

Anuncios

D’elia contra los medios y la gente (2)

D’elia contra los medios y la gente (1)

Alarmante:Menores delincuentes serán dejados en libertad

JusticiaSegún ratificó la Cámara de Casación, los menores de 16 años que están privados de su libertad en institutos correccionales de la Capital Federal deberán regresar con sus familias

La Sala III del Tribunal, con la firma de los jueces Ángela Ledesma, Guillermo Tragant y Eduardo Riggi, resolvió rechazar una apelación interpuesta por el fiscal Raúl Plée, quien cuestionaba la medida dictada en diciembre pasado.

De acuerdo con lo señalado por el fiscal Plée, la decisión sobre los menores detenidos deben ser tomadas ya sea por el Poder Ejecutivo o Legislativo, y no por la Justicia.

De esta manera, los jueces ratificaron la inconstitucionalidad del artículo 1ro de la actual ley penal de menores, decreto ley del gobierno militar de 1980, que establece los topes máximos y mínimos de imputabilidad y la posibilidad de que los chicos sean internados.

El fiscal Plée había considerado que el dictado de una medida como la que tomó Casación, “deben ser tenidas en cuenta por el Poder Legislativo o, en su caso, por el Poder Ejecutivo Nacional”. Sigue leyendo

El fetichismo de los derechos humanos

Jorge Omar Alonso“Por esto se ha retirado la rectitud, y la justicia se mantiene lejos; porque la verdad tropieza en la plaza, y la rectitud no halla entrada”. Isaías 59-14.

Resulta innegable que conceptos tales como dignidad humana y libertad, derechos humanos y justicia solo permiten su desarrollo dentro del compromiso democrático, pero nunca podrán ser acreditados a través del abuso y la persecución obstinada y la diferencia la encontraremos en el componente ideológico que se desprende del autoritarismo. Una política de reivindicaciones así enmarcada se presenta como peligrosa a la vez que subestima el concepto de justicia.

El objetivo de los llamados “juicios por la verdad” que se desarrollaron en la ciudad de La Plata durante el 2007, no consistieron en una investigación histórica sino en una evaluación moral y consiguientemente de culpas y responsabilidades.

Lo que no debe quedar fuera de toda consideración para provecho de un sano concepto de la justicia, es el hecho de que no se puede perseguir a un individuo presuntamente inocente, como sucediera en esta ciudad a través de un allanamiento compulsivo de su domicilio y quedando el resto de la familia a una injusta exposición pública. Sigue leyendo

Poniendo las barbas en remojo

Directora de la Historia Paralela Susana SechiLuego de largas horas de incertidumbre Hugo Chávez tuvo que reconocer la derrota, evidenciando una ira contenida trató de aparentar una estabilidad emocional inexistente, ante el fuerte golpe a los delirios de quien hasta ahora se pensaba infalible e intocable.Pese a una campaña sostenida por medio de las amenazas y anunciadas revanchas contra quienes osaran interferir en sus planes para una irremediable reforma constitucional y no dejando nada para la imaginación, diseminó extorsiones en todos sus discursos preliminares sobre países, presidentes, reyes, pueblos, empresas y medios de comunicación, pero el déspota no pudo esta vez con su propio pueblo.

La fuerza de la billetera tampoco logró cumplir con los sueños de Chávez y ser el alimento para la apatía de los venezolanos descreídos que no participaron en el acto cívico, quizás influenciados ante un panorama de fraude institucionalizado. Cuatro millones y medio de ciudadanos creyeron e hicieron posible el triunfo del NO, participando como fiscales en las calles junto a la prensa internacional que los acompañó a sol y a sombra. Sigue leyendo