El Reino de los Tontos

Juzgando las desventuras que se vienen sorteando desde ese memorable 25 de mayo de 2003 que consagró al matrimonio Kirchner, como pareja real del reino de los tontos, la Argentina se ha tornado irrespirable. El devenir de estos casi seis años y medio de un régimen caótico y malvado, destruyó sin anestesia un cuerpo social que después de varios intentos de supervivencia se encontraba bajo de defensas.

Sin embargo después de tantas idas y vueltas los habitantes del reino de los tontos decidieron limitar el poder abusivo, por medio de un voto diversificado que le restara la mayoría legislativa al oficialismo. Ese 28 de junio pareció que el cambio florecería inmediatamente, sin embargo la pareja rampante no pareció interpretar el mensaje y se lanzó rápidamente a manipular los resultados desde la ridícula mirada del despotismo. Sigue leyendo

Anuncios

El gran usurpador y los ciudadanos

Susana Sechi

Susana Sechi

Nos encontramos en una Argentina, enrarecida y convulcionada, por la decisión de un hombre que no sabe perder. La ambición desmedida, la perversidad y la paranoia por el poder absoluto, han engendrado un ente demagógico dispuesto a cualquier cosa para lograr sus propósitos. Si bien durante su gestión Nestor Kirchner fue agudizando la confrontación y llegó a la amenaza desde el recordado atril, en estos momentos parece haber desatado toda su furia, a partir del conflicto con el campo.

La codicia por mantener el poder a través de la figura presidencial de su mujer lo ha envilecido más aún y esto con agregado de la presidencia del partido justicialista parece haberse fusionado y formando un coctel explosivo, que le confiriera poderes de caballero invencible, pero no es ni caballero, ni invencible como así lo demuestra su grosería y la perdida de popularidad de su imagen pública.

Durante estos 125 días en que las polémicas retenciones, se trataron de implementar contra natura , estalló la crisis y la pareja presidencial hizo todo lo posible para arremeter contra el campo, descalificaciones, insultos y amenazas, que no llegaron a doblegar a los productores agropecuarios .Se fueron sucediendo, sin embargo distintas manifestaciones, aquel acto multitudinario de Rosario y los cacerolazos lo dijeron todo, los ciudadanos hartos de tanto manoseo, por fin se habían decidido a romper las cadenas que los mantenían amarrados a el poder concentrado. Sigue leyendo

El “buen muchacho”

Directora de la Historia Paralela Susana SechiPor medio de una pasmosa naturalidad se habla de éxitos de gestión, planificaciones donde no las hay y a lo que se adiciona una serie de medidas demagógicas que no brindan soluciones a los gravísimos problemas que se han hecho cotidianos para los ciudadanos.

En las tribunas se escuchan por doquier cantinelas como “estamos trabajando para resolver las materias pendientes”, tanto por parte del gobierno nacional como los gobiernos provinciales se dicen abocados a poner fin a las irregularidades que se han prolongado por varias décadas, provocando el caos en que hoy se ha convertido la anarquía estatal desde ese nefasto 2003 en que el kirchnerato asumió el poder absoluto y su continuidad que hoy tiene cara de mujer.

Vivo ejemplo de los cumulados para la quintita oficial, encontramos a Daniel Scioli, quien de acuerdo a la corporación política era el mejor hombre para gobernar la Provincia de Buenos Aires, una provincia desmadrada en todo sentido a la que las anteriores administraciones habían dejado como tierra arrasada; cuna de delincuentes, emporio de la droga y con todas sus instituciones destruidas.

El 10 de diciembre pasado Scioli asumió la gobernación con un discurso colmado de promesas mágicas, con el que sostuvo tener planes para levantar de las ruinas a una nueva y pujante provincia, lo que fue aplaudido por los impresentables de siempre, incluso el ex-presidente Néstor Kirchner. Sigue leyendo

Cristina, the peacemaker

Directora de la Historia Paralela Susana SechiNo fue precisamente un hermoso homenaje para el Día Internacional de la Mujer la intervención de la Presidente durante la Cumbre del Grupo de Río.

En un ambiente caldeado en el que las voces se elevaban hasta la crispación y las injurias llegaban al nivel del insulto personal, el equilibrio de Leonel Fernández, Presidente Protémpore del Grupo Río y Primer Mandatario de la República Dominicana donde se realizaba el cónclave, hizo que manejara con excelencia la situación poniendo paños fríos al acalorado enfrentamiento.

Cuando llegó el tiempo de la intervención de la Presidente argentina, quien declamó “que solamente en la paz, solamente por la paz, se puede lograr irrestrictamente la vigencia de los derechos humanos”, repitiendo la retórica que la materia de los derechos humanos es el pilar fundamental de su gobierno, es la misma que encaramada en los derechos de los terroristas aplicó su criterio, “no nos apartemos del derecho y de la legalidad para combatir a los ilegales, a los ilegales se los combate con mas derechos y legalidad”.

Recriminando al gobierno colombiano, Cristina Kirchner, por lo que consideró una gravísima violación a la soberanía del territorio ecuatoriano, pareció encontrar una explicación fortuita al hecho considerándolo no como algo ocasional en el fragor de una batalla, si no como algo que comenzó a dispararse cuando se lograron concretar los “canjes humanitarios”.

Los argentinos que conocen muy bien las ambigüedades de la Señora, sintieron vergüenza ajena pero no se asombraron. Esas políticas que dice mantener el matrimonio Kirchner desde hace cinco años y referidas a los derechos humanos, son tales como lo expresó la Presidente en su alocución, solo representan a los terroristas.
Sigue leyendo

La razón de las bestias

Directora de la Historia Paralela Susana SechiHugo Chávez a generado una profundización del conflicto entre Colombia y Ecuador llevándolo al límite de provocar una absurda guerra y comprometiendo en esa aventura a toda la región. Sin la intromisión del socio del narcoterrorismo colombiano las cosas no habrían traspasado la vía diplomática, pero el desquiciado dictador impuso con su paranoia la unión de Rafael Correa al redoble de tambores y la rotura de relaciones diplomáticas.

En una escalada de la tensión no se aceptaron las disculpas del gobierno colombiano ni sus explicaciones sobre los hechos, solo se acometió contra su presidente por combatir en lucha armada a la mas sanguinaria organización terrorista que conoció Latino América, como lo ha venido haciendo efectivamente durante su mandato.

Nadie procuró acompañar la lucha contra el terrorismo que se viene librando en Colombia y que también beneficiaría a países vecinos, solo se condenó al Señor Uribe con el calificativo de terrorista, anteponiendo como excusa la violación territorial sufrida por Ecuador, caratulada como un hecho de guerra por parte de Rafael Correa y su homólogo Hugo Chávez.

Gobiernos amigos del venezolano en vez de poner paños fríos al conflicto echaron mas leña a la hoguera, demostrando que la paz no es política de estado. Argentina, Bolivia, Nicaragua y Francia se alinearon detrás de Ecuador y Venezuela en la reunión realizada en la OEA, otros gobiernos como Brasil no fueron tan extremistas pero también pusieron su granito de arena, mas suave fueron las intervenciones de Chile, Uruguay y Paraguay, mientras otros países solo incorporaron deseos de una solución pacífica, el único apoyo total para Colombia lo hizo el representante norteamericano. No pudiéndose llegar a un entendimiento se decretó un receso hasta el día siguiente. Sigue leyendo

El luto de los terroristas

Directora de la Historia Paralela Susana SechiEsos mismos que se definieron en estos tiempos como promotores de la paz, cayeron en su propia trampa, mostrando al mundo por quien doblan sus campanas.

Mientras las FARC secuestraban, torturaban y masacraban a ciudadanos colombianos como también lo hacían con todos aquellos de diversas nacionalidades que podrían representar beneficios económicos o convertirse en “canjeables” para la narco guerrilla, nadie de los que conducen esos gobiernos “progresistas” que se expandieron por América Latina, tuvo palabras de reproche para esas alienantes conductas macabras, sin embargo hoy se rasgan las vestiduras por las muertes en combate de un grupo de terroristas de las FARC.

Hasta ahora se había tratado de obtener réditos políticos para la guerrilla colombiana por medio de elaboradas farsas que se dieron en llamar “operaciones humanitarias”, en las que se utilizaron a sufridos rehenes como meras mercancías para tomar posiciones ante la comunidad internacional que no veía con buenos ojos esa supuesta lucha de liberación basada en métodos terroristas.

Consejos de estos pseudos demócratas que conforman estados terroristas como Argentina, Venezuela junto a los gobiernos satélites de Bolivia, Ecuador y Nicaragua, han venido impulsando una guerra ideológica mancomunada en la que se sustentaba y reivindicaba al terrorismo sanguinario y criminal de las FARC, presentándolas como una fuerza “humanitaria y beligerante”.

La reacción de Hugo Chávez después del enfrentamiento militar entre las fuerzas armadas de Colombia y los mercenarios narcoterroristas que culminara con un saldo de 17 guerrilleros muertos entre los que se encontraba Raúl Reyes, segundo en importancia en la conducción de las FARC, irritó al dictador venezolano, quien cumpliendo un papel de “viuda” de Reyes acometió contra el presidente Alvaro Uribe, acusándolo de asesinar a los guerrilleros con los que el ejército colombiano desde hace cinco años mantiene una constante lucha armada. Sigue leyendo

Cristina, Chávez y el canje “humanitario”

Directora de la Historia Paralela Susana SechiEl anuncio de una nueva entrega de rehenes por parte de las FARC despertó en la comunidad internacional sentimientos de júbilo ante la liberación de cuatro de las cientos de víctimas secuestradas por los terroristas. La noticia se había anticipado por los medios de comunicación creando expectativas desde hace varias semanas a la espera de su concreción, todo dentro de un misterioso plan orquestado por gobierno venezolano.

Cumplida la entrega se produjo un diálogo entre un guerrillero de las FARC y el Ministro del Interior venezolano Rodríguez Chacín quien se encontraba a cargo del operativo “Rescate”, el que no dejó duda alguna sobre la íntima relación entre los narcoterroristas y el gobierno de Hugo Chávez, lo que casi era vox populi quedó blanqueado ante las cámaras de TV.

Las palabras del representante de la guerrilla colombiana dejaron expresamente aclarado que esta entrega de rehenes solo respondía al agradecimiento por la ayuda incondicional proporcionada por Chávez, luego llegó la hora de la verdad, nuevamente las exigencias condicionaron futuras entregas de secuestrados, solicitando una zona desmilitarizada que debería conceder el gobierno colombiano para que las negociaciones fueran posibles.

Por medio de un trato especial, el ministro venezolano se dirigió al guerrillero con el apelativo de “camarada”, mostrándose complacido y tomando como una distinción aceptar como únicos mediadores al Tirano Venezolano y a la Senadora Pidad Córdoba, la versión colombiana de Hebe de Bonafini, ambos ligados a los cuadros guerrilleros y defensores fanáticos de la revindicación de esos criminales. Sigue leyendo