Autosuicidio

Ana Julia Jatar 24 de enero 2015Luego de regresar de un viaje en el cual no solo perdió su tiempo sino casi dos millones de nuestros dólares, regresó Maduro con las manos vacías y con la boca llena de insultos y mentiras para descalificar a los venezolanos. Muchos dicen que lo que le sucede es que ya renunció pues ha quedado demostrada su incapacidad de gobernar. Y es que el exconductor del Metro de Caracas esta paralizado luego llevarnos hasta el borde del precipicio. Es absolutamente inaceptable que nos diga ahora que decidió apretar el acelerador luego de ver el barranco que tiene en frente. ¿Será por eso que en su Memoria y Cuenta, a la mejor usanza CAP nos hablo de “autosuicido”?

Durante casi tres horas Maduro fue incapaz de enviar un mensaje que nos aclarara el camino, mas bien se dedicó a hacer lo que los dictadores saben muy bien: reinventar la historia en larguísimas arengas fantaseando con héroes y villanos que les sirven para sus pretensiones de eternizarse en el poder. No pude evitar recordar la novela de George Orwell, Animal Farm (La Rebelión de la Granja) en la cual magistralmente Orwell describe una granja en Inglaterra en la cual los animales toman el control luego de una revolución y decretan: “Todos los animales son iguales” para que luego el gran y único Líder, el cerdo Napoleón lo cambiara por otra mucho más conveniente (para él): “Unos animales son mas iguales que otros”. Los insultos de Maduro y su empeño en dividirnos machacando que solo son buenos quienes lo siguen y que el resto de los venezolanos somos unos traidores a la patria resuena perfectamente con la Rusia de Stalin, inspiradora de la novela de Orwell. En la Venezuela de hoy por desgracia del régimen actual, existen unos ciudadanos más iguales que otros. Sigue leyendo

Anuncios

Bisagra

amadeo-Eduardo-19-01-2015La muerte del Fiscal Nisman es una bisagra para este Gobierno y para el funcionamiento de nuestra democracia.

Para este Gobierno, porque la sangre de Nisman ha de teñir lo que le queda aún en el poder. Las pruebas de su investigación sobre el caso AMIA y sus implicaciones para los funcionarios se potenciarán hasta niveles impredecibles, porque se relacionan con infinitas dimensiones de un manejo inmoral, autoritario y desordenado de la política local e internacional.

En la misma investigación sobre esta muerte, el Gobierno ya aparece obligado a probar su inocencia. No solo debe demostrar que no es autor directo, sino también por qué no funcionó la custodia que estaba obligada a proteger al Fiscal. Ya es vox populi en el país que estamos frente a un asesinato político.

Tampoco queda lugar alguno para las ironías, ni para los silencios soberbios, ni las culpas ajenas de un discurso absurdo. Para el Gobierno se acabó la posibilidad de construir la realidad propia y esconder la ajena recurriendo a la fábula de las conspiraciones golpistas y los medios de comunicación complacientes. La muerte de Nisman es una realidad que lo ha de marcar hasta el final y para la cual ya no funcionarán los perversos mecanismos de negación y agresión que hasta ahora han tratado de ocultar corrupciones, accidentes y malas políticas.

Pero la muerte de Nisman también debería ser una bisagra para el funcionamiento de la democracia y para los desafíos a futuro del sistema político. Los otros dos poderes y la oposición deberán tomar este tema como un eje práctico y simbólico de su trabajo. No solo en las responsabilidades fácticas para resolver esta muerte, sino también en la energía necesaria para construir una arquitectura democrática y legal que haga que la perversidad institucional del kirchnerismo se convierta, cuanto antes, en parte de la historia. Sigue leyendo

El Reino de los Tontos

Juzgando las desventuras que se vienen sorteando desde ese memorable 25 de mayo de 2003 que consagró al matrimonio Kirchner, como pareja real del reino de los tontos, la Argentina se ha tornado irrespirable. El devenir de estos casi seis años y medio de un régimen caótico y malvado, destruyó sin anestesia un cuerpo social que después de varios intentos de supervivencia se encontraba bajo de defensas.

Sin embargo después de tantas idas y vueltas los habitantes del reino de los tontos decidieron limitar el poder abusivo, por medio de un voto diversificado que le restara la mayoría legislativa al oficialismo. Ese 28 de junio pareció que el cambio florecería inmediatamente, sin embargo la pareja rampante no pareció interpretar el mensaje y se lanzó rápidamente a manipular los resultados desde la ridícula mirada del despotismo. Sigue leyendo

Un golpe demoledor a los Kirchner

Karin Ebensperger

Karin Ebensperger

Desde que el Senado argentino rechazó el proyecto que aumentaba las retenciones a las exportaciones, algo de fondo cambió en Argentina. El gobierno sin contrapeso al que estaban acostumbrados los Kirchner y su estrategia del todo o nada sufrieron una gran derrota. El destino de Cristina Fernández y su marido depende ahora de su capacidad para cambiar el modo de gobernar.

Partiendo por el impuesto a las exportaciones, que se conoce como retenciones, algo muy difícil de explicar fuera de Argentina. La mayoría de los países modernos considera necesario estimular las exportaciones, pero Argentina lo hace al revés.

En 2002, el entonces Presidente Eduardo Duhalde aplicó este impuesto a los granos en una situación límite, en que la deuda externa y el caos político llevaron al Ejecutivo a obtener esos fondos para cubrir las necesidades mínimas de los sectores más postergados. Y buena parte del sector agroindustrial colaboró en aras del bien común. Sigue leyendo

Cristina contra ataca y Nestor manda

Susana Sechi

Susana Sechi

La misma película, con los extras vociferantes es repetida una y otra vez, mientras los argentinos se encuentran discriminados por el discurso oficial promovido por un matrimonio, que busca desde el melodrama, ocultar la decadencia de un gobierno que se desgaja políticamente, después de una derrota que le resulta imposible de digerir. En esa suerte de actos, con los que el matrimonio trata de conmover los sentimientos del soberano, apelando al argumento edulcorado rayano al ridículo, la señora Kirchner, trato de reivindicar a ese hombre desencajado con quien comparte el lecho conjugal.

La novela, como política de Estado, ha ido incursionando los diferentes estilos, que desde la ficción pudieran complementar, la caótica administración del kirchnerato, no faltando los actores del elenco estable, para dar crédito a la mentira oficial. Los descalabros se han venido tapando durante estos cinco lamentables años, mediante circo, sainete y grotesco, un modelo que que con el tiempo tuvo que reforzar su argumento con confrontativas arengas, amenazantes cada más subidas de tono, ante las crisis de gobernabilidad, que se fueron presentando. Sigue leyendo

¿Si pierden se van?

Cristina Kierchner - Juio Cobos

Juio Cobos - Cristina Kirchner

Según Marcelo Longobardi el vice presidente Cobos habría adelantado a un dirigente rural que él consideraba que un eventual desempate suyo contra las retenciones móviles equivalía a pedirle la renuncia a la presidente. La genética política tira, sin dudas, para semejante confusión de su responsabilidad de votar lo que es mejor para el país y no lo que es mejor para la señora. Más aún, la de no dejarse extorsionar con un argumento tan estúpido. La renuncia es responsabilidad de quién renuncia y el voto es responsabilidad de quién vota. Así de sencillo. Sigue leyendo

3 a 1 (y no es el tipo de cambio).

¿Defendiendo la mesa de los argentinos?

La convocatoria de las entidades que representan a los productores agropecuarios triplicó en número a los que llevó Néstor Kirchner frente al Congreso, a pesar de la maquinaria de los intendentes del conurbano, la CGT y todas las agrupaciones oficialistas. Para la lógica aritmética que maneja el gobierno K, la “contramarcha” fue un fracaso. Sigue leyendo