Cristina, the peacemaker

Directora de la Historia Paralela Susana SechiNo fue precisamente un hermoso homenaje para el Día Internacional de la Mujer la intervención de la Presidente durante la Cumbre del Grupo de Río.

En un ambiente caldeado en el que las voces se elevaban hasta la crispación y las injurias llegaban al nivel del insulto personal, el equilibrio de Leonel Fernández, Presidente Protémpore del Grupo Río y Primer Mandatario de la República Dominicana donde se realizaba el cónclave, hizo que manejara con excelencia la situación poniendo paños fríos al acalorado enfrentamiento.

Cuando llegó el tiempo de la intervención de la Presidente argentina, quien declamó “que solamente en la paz, solamente por la paz, se puede lograr irrestrictamente la vigencia de los derechos humanos”, repitiendo la retórica que la materia de los derechos humanos es el pilar fundamental de su gobierno, es la misma que encaramada en los derechos de los terroristas aplicó su criterio, “no nos apartemos del derecho y de la legalidad para combatir a los ilegales, a los ilegales se los combate con mas derechos y legalidad”.

Recriminando al gobierno colombiano, Cristina Kirchner, por lo que consideró una gravísima violación a la soberanía del territorio ecuatoriano, pareció encontrar una explicación fortuita al hecho considerándolo no como algo ocasional en el fragor de una batalla, si no como algo que comenzó a dispararse cuando se lograron concretar los “canjes humanitarios”.

Los argentinos que conocen muy bien las ambigüedades de la Señora, sintieron vergüenza ajena pero no se asombraron. Esas políticas que dice mantener el matrimonio Kirchner desde hace cinco años y referidas a los derechos humanos, son tales como lo expresó la Presidente en su alocución, solo representan a los terroristas.

Cristina Kirchner, quien se identifica como militante montonera, nunca podrá aceptar el sustento del Plan Colombia y el Plan Patriota aplicados por el gobierno colombiano para terminar con ese flagelo que viene masacrando a su pueblo, por lo que la Señora puso en duda los motivos por los que el Presidente Uribe combate a las FARC, aunque alegó que está en todo su derecho indicó lo debe hacer desde la legalidad, agregando además que las FARC hace 40 años que están allí y estaban actuando, y alimentando la duda preguntó ¿Qué fue lo que determinó la actual escalada en los enfrentamientos?

Estos delirios de la Presidente Kirchner hicieron que Alvaro Uribe centrara sus palabras dentro de los calificativos de la hipocresía de acuerdo a conversaciones mantenidas horas antes en que la Señora había marcado una posición diferente, mientras en la cumbre manifestó todo lo contrario cambiando sus argumentos, algo que irritó al mandatario colombiano.

“Se que tu no consideras a las FARC terroristas
– le contestó Uribe, agregando – no entiendo a que ustedes llaman terroristas”.

Mostrándose ofendida la Señora Kirchner rápidamente pidió derecho a réplica, mientras la discusión seguía y no parecía aportar solución alguna al grave conflicto al aumentando de tono los involucrados y fue entonces que ocurrió lo impensable, Rafael Correa aunque montado en cólera decidió poner fin al entuerto, sin dejar de acusar al Presidente Uribe por medio de cargados oprobios y ante la sorpresa de los presentes, manifestó “queda superado este gravísimo incidente, con el país” – recalcó y a pedido del mediador dominicano selló la paz por medio de un abrazo simbólico con su colega colombiano, luego que éste se comprometiera a no ordenar incursiones en territorio ecuatoriano y no presentar denuncia alguna ante la Justicia Penal Internacional sobre los documentos que involucrarían a los presidentes de Ecuador y Venezuela dando apoyo a las FARC, los que serían entregados a esos mandatarios para su investigación por parte de las justicias de ambos países.

En tanto la Presidente Kirchner se quedó sin su protagonismo y se mostró como agredida ante el saludo de Alvaro Uribe, no pudiendo disimular su mal humor por este nuevo fracaso internacional en mostrarse con dotes de estadista.

Llegó como una embajadora plenipotenciaria de la paz, pensando ser la estrella de la reunión y retornó como siempre acumulando una ofensa mas para los argentinos y sobretodo para las argentinas a quienes no representa.

Autor: Susana Sechi
Directora de La Historia Paralela

Email: susanasechi@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: