Soy de derecha, y qué?

Jorge Omar AlonsoNorberto Bobbio hace referencia a la díada derecha-izquierda dentro del contexto de lo que se ha dado en llamar dudosamente “el fin de las ideologías”. Al intelectual americano Francis Fukuyama se debe la idea de que la humanidad había llegado al punto final de su evolución ideológica. Pero debemos establecer que derecha- izquierda no son solamente ideologías, sino también distintos programas políticos y sociales y una concepción distinta de los valores. Con respecto a esto el tema de la igualdad constituye la esencia a partir de la cual exponen diferentes conceptos.

El hecho natural es que los hombres no son iguales por completo, en cambio son tan iguales como desiguales. El elemento significativo de la izquierda es el igualitarismo o sea esa necesidad de hacer más iguales a los desiguales, y en ese aspecto aquella considera a la propiedad privada como un obstáculo en esa igualdad. Comúnmente se le reconoce a la izquierda una mayor sensibilidad para disminuir las desigualdades.

Para la doctrina liberal el criterio menos igualitario es el de la capacidad. Igualdad en el punto de largada, lo que no es lo mismo para el punto de llegada. En este aspecto debemos reconocer que la igualdad como nivelación es una interpretación negativa. La derecha se reconoce en los conceptos de orden como valor supremo aplicable a las relaciones dentro de las cuales se debe organizar una sociedad, como también al reconocimiento de la familia como célula suprema y el apego a la tradición, como así también al reconocimiento de la autoridad.

La Licenciada en Comunicación Social y Periodismo Gabriela Pousa en su columna “¿Que pasa con la derecha en Argentina?” escribe que aquella “no convoca masas”, no obstante ser “capaz de estructurar políticas precisas, programas fácticos, y no solo enunciados”; destacando el desamparo en el que nos hallamos quienes estamos consustanciados con dicha doctrina pugnando por un País en orden, puntualizando además que “la derecha no convoca masas”.

A nivel mundial existe un fenómeno muy puntual, mientras los despotismos de izquierda son siempre tratados con cierta lenidad, diría hasta con simpatía por algunas democracias, las derechas son anatematizadas. Se condenó en todos los órdenes al fascismo y al nacionalsocialismo, pero los tiranos de izquierda siguen siendo presentables y hasta admirados, como ha ocurrido con el caso emblemático de Fidel Castro a pesar de todos sus crímenes, mientras se sigue execrando a Hitler, Mussolini, Franco o Pinochet a pesar de ser de la misma calaña del cubano.

Por ejemplo las juventudes de 1968 condenaban a la sociedad liberal pero y aplaudían al maoísmo y al castro-guevarismo y sus pelotones de ejecución de disidentes. Lo mismo sucedió ó con los grupos guerrilleros de los años 70 que disfrutaron de la simpatía de la intelectualidad.

La Licenciada Pousa hace referencia al caso de Blumberg y recuerdo que fue duramente atacado a través de unos burdos afiches que llevaban el rótulo de una ominosa agrupación izquierdista, en los que se lo representaba como Hitler.
La Derecha está sola, ningún partido la representa y no tiene líderes que se animen a reconocerse como tales. Como bien dice Pousa: “proclamarse derechista no es fácil en Argentina”…y qué?

Bibliografía: Columna política de Gabriela Pousa. – “Derecha e Izquierda” – Norberto Bobbio

Autor: Jorge Omar Alonso

Anuncios

5 comentarios

  1. Yo soy de derechas y nunca me amedrento ni reniego de España, saludos

  2. Estimado

    Interesantes reflexiones las suyas. La derecha -más allá de la política- parece no tener espíritu de ir hombro con hombro; mientras los izquierdistas se alientan unos a otros permanentemente, nosotros andamos como los balseros que escapan de Cuba: remando por cuenta propia en un mar de tiburones por la salvación individual. En mi caso me defino como “La Pluma de la Derecha” por una cuestión de honestidad intelectual, me vería patético tratando de hacer de “progre”. Por otra parte la izquierda es muy hábil en eso de apropiarse del lenguaje positivo y lanzar sobre todo lo que no comulgue con ellos pesadas palabrotas, de las que “facho” es el ejemplo más burdo.

    Dejo abierta la invitación a conocer mi obra visitando el blog:

    http://www.plumaderecha.blogspot.com

    Cordialmente, Ariel Corbat
    La Pluma de la Derecha

  3. Señor Corbat:imposible entrar a su blog.-

  4. Sr. Alonso: Atento a su imposibilidad de ingresar en mi blog acabo de verificar accesibilidad desde una máquina que no es la mía, y no encontré ninguna dificultad. De hecho basta con clickear en la dirección al final del comentario. Espero que insista, si sigue teniendo inconvenientes mi correo es plumaderecha@yahoo.com.ar

    Ariel Corbat.
    http://www.plumaderecha.blogspot.com

  5. Quizá el problema sea que la derecha equivoca el camino… Si analizamos en profundidad el triunfo político de la izquierda en América del Sur, nos daremos cuenta de que dicho triunfo no hubiera sido posible sin un anterior triunfo en el plano cultural. La izquierda ocupó los medios de comunicación, las universidades, los sindicatos, la música y toda manifestación cultural habida y por haber; ese es el triunfo principal de la izquierda, el que posibilita y antecede el triunfo el las urnas… La estrategia Gramsciana muy bien aplicada…

    Será hora ya de que la derecha comience a ocuparse de aquellas cosas de las cuales desdeñó en su momento y que en efecto, fueron las que en parte dieron el triunfo a la izquierda.

    Saludos desde Uruguay!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: