Ar-News Buenos Aires

Diario – Noticias – Digitales

Partidos únicos, de aquí y de allá

Posted by Ramiro Duran en febrero 26, 2008

Directora de la Historia Paralela Susana SechiDespués de la rimbombante renuncia de Fidel Castro las expectativas de un cambio quedaron desdibujadas por el discurso de su sucesor, quien no aportó diferencias substanciales en el mensaje dirigido ante la Asamblea Legislativa que lo proclamó entre otros cargos, Presidente de Cuba.

Por medio de una alocución que nada se distanció de esos tintes revolucionarios que durante 49 años vienen sometiendo a los ciudadanos cubanos, Raúl Castro repitió pasajes de las arengas de su hermano Fidel y agregó algunos bocadillos sobre temas domésticos que nada tienen que ver con una política económica real, necesaria para devolverles la calidad de vida a los cubanos.

Hablar de futuro con los mismos argumentos de la sangrienta revolución, no es precisamente lo indicado para iniciar una nueva etapa, sobretodo cuando en un volver al pasado se la nombra como una “guerra necesaria” en la forma que lo ha hecho Raúl Castro convertido en Presidente por la decisión de un buró comunista y no por voluntad del pueblo cubano

Definiendo el régimen perverso revolucionario como “nuestra democracia participativa, como pocas”, el hermano del dictador agrego que no existen contradicciones antagónicas en su país, algo que también expresa el matrimonio Kirchner en la Argentina, tratando de instalar ese mismo sistema de partido único en el que convivirán traidores y vendepatrias.

Entre gobernantes progresistas tomaremos como ejemplo a la Presidente Kirchner, quien dice ser sustento de la “calidad institucional” la que por cierto ya no existe en la Argentina desde ese 2003 en que su esposo llegará al poder y comenzara la devastación de las instituciones, lo cual coincide perfectamente con esas mismas argumentaciones referidas por Raúl Castro sobre la institucionalidad como importante propósito del sistema político cubano, algo que nunca se respeto en casi medio siglo desde la salvaje toma del poder perpetrada por la revolución castrista y sustentada por un discurso surrealista que ha sido comprado por un grupo de idelistas hegemónicos que está tratando de ocupar el liderazgo de la región.

La puja entre Hugo Chávez y Luiz Inacio “Lula” Da Silva por alcanzar el reinado ha registrado el acercamiento de Lula con los que detentan esa Revolución Cubana que se encuentra al borde del derrape económico, aún cuando la obra filantrópica de Chávez había tratado de frenar por medio de sus conocidas valijas. La desesperación tiene cara de hereje y el presidente de Brasil parece estar aprovechando la oportunidad.

Por intermedio de un ambiguo discurso, Lula Da Silva mantiene una cosmopolita sociedad comercial en distintos frentes, los que van desde Irán hasta los Estados Unidos, por lo que no resulta llamativo sus nuevas negociaciones con Cuba para hacerse de las ricas reservas petroleras que la isla posee en el Mar Caribe.

Mientras la Señora Kirchner se encuentra amenazada por una crisis energética tratando de superar los problemas mediáticos y los que se anuncian para la temporada invernal producto de la falta de previsibilidad durante la anterior gestión de su marido, al que no puede derivar las culpas como él lo hiciera transfiriendo las culpas hasta los Padres de la Independencia, la Señora jugó a todo o nada con el presidente brasileño, consiguiendo solo elogios para su condición de mujer y empalagosos halagos para su marido.

De nada le sirvieron a la Presidente sus referencias concordantes con las respectivas militancias en la izquierda revolucionaria que la unían ideológicamente con el Jefe de Estado Brasileño, para éste solo privó retener su cuota de gas boliviano acordada con Evo Morales. Si en algo se había ilusionado la Señora, después de la reunión de la reunión de los tres presidentes en la Residencia de Olivos solo se coincidió en la formación de una comisión energética, pero gas para la Argentina ni una molécula mas.

Mientras Cuba mantendría las mismas condiciones de Raúl al gobierno y Fidel al poder, y los cubanos seguirán secuestrados en la isla prisión, nadie de los que se dicen democráticos, progresistas y defensores de los derechos humanos se interesaron por las condiciones infrahumanas de vida a que están expuestos los cubanos.

Fortalecer los basamentos de la Revolución en dignidad y Justicia fue la proclama del sucesor apelando al futuro, ese futuro que nunca estuvo presente en el pensamiento del sanguinario dictador Fidel Castro, ese que fue nuevamente promovido por su hermano, en tanto los iluminados humanistas que peleaban por el combustible no se preguntaron por la suerte de la Dra. Molina, su madre, los presos políticos, por los torturados por no coincidir con el régimen terrorista y cuales serán esas libertades que el nuevo presidente olvidó mencionar.

Autor: Susana Sechi
Directora de La Historia Paralela

Email: susanasechi@gmail.com

Anuncios

Una respuesta to “Partidos únicos, de aquí y de allá”

  1. El proyecto de Constitución2 aprobado, sin respetar la legalidad, por el Movimiento al Socialismo (MAS) –partido político del presidente boliviano Evo Morales Ayma– en diciembre del 2007, es una bomba de tiempo. Bomba que de no ser desactivada, explotará desestabilizando toda la región, generando escenarios sin precedentes. Este documento es una alerta para el mundo.

    Como todo proyecto hegemónico y totalitario, está recubierto por un sin fin de declaraciones rimbombantes, de supuestas ¨buenas intenciones¨ para con sus conciudadanos. A primera vista no se observa nada extraño. Sólo estudiando e interpretando en su totalidad el proyecto de Constitución se podrá develar el engaño, la letra chica que se encuentra en aquel funesto documento, que pretende someter a un pueblo para cercenar las libertades políticas, económicas y culturales. Busca centralizar todo el poder en el presidente, limitar el control y equilibrios de los poderes del Estado, ejercer un Capitalismo de Estado y la dominación de un grupo social sobre otro.

    El MAS pretende hacer realidad este proyecto, enviando su reforma de Constitución a un referéndum a mediados del 2008, que de triunfar sería la instauración “democrática” del primer Estado Fascista y Racista en América Latina, como en su momento lo hizo Adolfo Hitler en la Europa de la Alemania Nazi, con las consecuencias ya conocidas por todos.

    Para ello, dispone de recursos del Estado sin ningún control por la débil institucionalidad en que se encuentra el país. Sobre todo, tiene a disposición los petrodólares y petrocheques del presidente venezolano Hugo Chavez, que se distribuyen en el país y otras regiones de América Latina.

    Construcción del Estado Racista

    ¿Cuál es la base del Estado Racista? Por un lado, es la constitucionalización del término “Indígenas Originarios Campesinos”3, que no tiene sustento sociológico ni histórico, por ser un compuesto de tres palabras distintas en su significado léxico e interpretación política. Eso sí, con mucha connotación ideológica. Conceptos que pretenden estar por encima del principio universal de ciudadanía, otorgando más derechos a unos sobre otros, incluso dentro de su misma Constitución.

    Para este proyecto de Constitución sólo son Naciones y Pueblos aquellos que descienden de habitantes “originarios” antes de la conquista española. La construcción de otras identidades societales en los procesos históricos de los últimos 500 años, como el mestizaje y la misma historia poscolonial, no tiene valor alguno. A este hecho se le ha dado el sustento ideológico-político-sociológico en la conformación de un Estado Plurinacional Comunitario4, en la Constitución a refrendarse.

    Bolivia está conformada territorialmente por 9 Departamentos, constituidos muchos de ellos antes del nacimiento de la república, con identidades culturales propias, con historias propias, distantes y distintas. Es un mosaico de multiculturalidad mestiza.

    En Bolivia, actualmente existen poco más de 10 millones de habitantes, con 37 pueblos indígenas –si incorporamos a los afrobolivianos en esta categorización. La mediana estadística es de poco más de mil habitantes por pueblo indígena o etnia, que el proyecto político e ideológico del MAS pretende constituir en nación. (Ver cuadro 1).

    Sólo existen dos pueblos indígenas numerosos en Bolivia: los Aymaras y Quechuas, provenientes del altiplano u Occidente (Departamentos de La Paz, Oruro, Potosí, Chuquisaca y Cochabamba). Estos dos pueblos representan el 91% de los indígenas del país. El restante 9% se encuentra en el Oriente y Sur de Bolivia, con casi 500 mil indígenas, que están distribuidos en 34 etnias oriundas de tierras bajas (Departamentos de Pando, Beni, Santa Cruz y Tarija, conocidos como la Media Luna).

    Geográfica, histórica, económica y culturalmente existen dos Bolivias, cada una con identidad cultural propia. El Occidente y el Oriente, las tierras altas o altiplano y los llanos o las tierras bajas. En las tierras altas se conoce a la población en general como collas, gentilicio proveniente del Kollasuyo, parte geográfica del Imperio Inca; en tierras bajas se conoce a los habitantes como cambas, que en guaraní significa “muchacho, amigo”, mientras que en el Sur de Bolivia (Tarija) se conoce a sus habitantes como chapacos.

    Sin embargo, el porcentaje de indígenas en Bolivia no está relacionado con un biotipo genético determinado, sino que es más bien una identificación con una cultura a la que se desea pertenecer.

    “No hay datos serios que demuestren que Bolivia es mayoritariamente indígena y originaria. El único documento que respalda esta afirmación es el cuestionado Censo de Población y Vivienda realizado el 2001, que concluye: el 62% de los bolivianos se autoidentifica como indígena.

    Este estudio no ofreció a los bolivianos la alternativa de autoidentificarse como mestizos, lo que sí hizo un estudio particular realizado cinco años más tarde, llegando a la conclusión de que el 64% de los bolivianos se declara mestizo.

    En Auditoría de la Democracia, Informe Boliviano 2006, señala que el 64% de los bolivianos se declararon mestizos o cholos, 19% indígenas u originarios, 11% blancos y 0,55% negros. 4,28% respondió ninguno”.5

    Prueba de ello es que el presidente de Bolivia es un mestizo o cholo (mezcla de indígena con criollo o descendiente europeo), pues apellida Morales, de origen español y Ayma de origen indígena.

    Evo Morales Ayma se apropia en los procesos políticos del 2003 y la campaña electoral del 2005 recién del discurso indigenista y se cataloga por primera vez como Aymara. Lo anecdótico es que no habla el idioma de los indígenas Aymaras o Quechuas, de quienes dice provenir y representar.

    Su lucha política en toda su trayectoria no fue la defensa de lo indígena sino de la hoja de coca y de los campesinos cocaleros del Chapare (Cochabamba), que fueron trabajadores desplazados de las minas de Potosí, después de la hiperinflación más grande de la historia del mundo sucedida en 1985, que ocasionó el fracaso del modelo de Capitalismo de Estado y sus empresas públicas deficitarias.

    Otro ejemplo es el vicepresidente de la república, Álvaro García Linera, exguerrillero y exterrorista. Intelectual marxista e indigenista, ideólogo y miembro del Ejercito Guerrillero Tupac Katari de Bolivia, con rasgos blancoides y europeos, pero que adopta un carácter indentitario de indígena Aymara.

    Hoy, genéticamente es imposible demostrar la pureza racial o étnica, la globalización ha creado un mundo mestizo.

    Sin embargo, el proyecto de poder de Evo Morales y García Linera, utiliza el término indígena para sustentar ideológicamente e implementar un Estado de corte marxista estalinista, que sustituya la lucha de clases y el proletariado por las luchas de reivindicación étnicas, hablando de una “clase social oprimida” por la conquista española y la democracia liberal.

    Indígenas y campesinos, los dos originarios, con un mismo valor semántico en el proyecto de Constitución del MAS, que deben reconstituir los usos y costumbres como expresión de libertades colectivas y no individuales, para la implementación de un derecho y una economía comunaria o comunitarista. Sobre todo, se busca la toma del poder territorial a través de las comunidades indígenas campesinas6, quedando relegados a las áreas urbanas los mestizos o indígenas culturalmente absorbidos por la cultura occidental. Es decir, que se crearán constitucionalmente una especie de “ghettos políticos” donde estarán los mestizos, con una legislación y tribunales de justicia, con jurisdicción distinta7, derechos distintos y economía distinta a los indígenas originarios campesinos.

    De tal manera, se creará en Bolivia la categorización de ciudadanos de primera y segunda. El mestizaje, que es la esencia de América Latina, quedará reducido al área urbana, por ingresos o actividad económica, por el color de piel blanquiza o la descendencia europea del apellido, si es que no se asume la autoidentificación simbólica de indígena originario campesino.

    El ser indígena será un mecanismo de acenso social y económico, en contraposición al pasado colonial, que daba esos privilegios al criollo (blanco) o mestizo, en la interpretación del indigenismo propiciada por García Linera. Es una especie de revanchismo cultural y económico frente al mestizo opresor y el “Estado Colonial y Caudillista”.8

    Ideológicamente, el proyecto de Constitución ha elaborado un concepto que sustituye la lucha de clases marxista por la lucha de razas y culturas étnicas, que habrían sido “oprimidos y expropiados” de los excedentes económicos por 500 años, inclusive en la era republicana, continuación de la colonización y explotación del indígena.

    Esta definición étnica es creada y moldeada para conseguir la hegemonía del poder, fusionando la connotación de originarios y campesinos, para constituir en Bolivia una identidad simbólica de identificación de clase y partidaria/política, que recaerá en el MAS y Evo Morales Ayma.

    Quienes sean indígenas, campesinos y originarios anteriores a la colonia española, aprovecharán de los tres significados mediante los intereses o beneficios que el Estado Plurinacional les pueda dar individual o grupalmente.

    Por otro lado, con esto se pretende monopolizar y monopartidizar el sistema político, lo que se explicará a continuación.

    Estructuración corporativa del Estado Fascista

    La construcción del Estado Fascista se llevará a cabo rompiendo el principio universal de un hombre un voto9, donde los indígenas originarios campesinos tendrán una representación corporativa de manera directa, a través de sus usos y costumbres, con un 50% en el Congreso del Estado Plurinacional10.

    Además, tendrán representación directa en varias instituciones y/u órganos del Estado, como ser el Tribunal Constitucional, Tribunal Agroambiental y el Consejo Electoral Plurinacional11.

    Es decir, quienes sean considerados por el Estado Plurinacional como indígenas originarios campesinos tendrán dichos privilegios y gozarán de derechos especiales en la Constitución, como la representación directa.

    Para conseguir la consolidación del Estado Corporativista Fascista, necesitan asegurar el territorio. Por eso es importante indigenizar Bolivia, independientemente del número de ciudadanos pertenecientes a una etnia. El objetivo es constituir Autonomías Indígenas con competencias más allá de las federales, regidas a través de sus usos y costumbres, que ocuparán más del 70% del territorio nacional.

    Esto destruirá los límites territoriales de los Departamentos, construcción histórica de los pueblos mestizos desde la colonia y anteriores a la creación de la república, con identidades societales y culturas propias.

    Con una agravante, el MAS pretende distribuir las tierras del Oriente aprovechándose del concepto indígena originario campesino para que los habitantes del Occidente, bajen a “conquistar” e instaurar un proceso de “neocolonización” y aculturización del Oriente, y así beneficiarse de las tierras y los recursos naturales de los indígenas y mestizos oriundos de esas regiones.

    El territorio de las tierras bajas pretende ser el botín de guerra y la promesa política del MAS a sus militantes y simpatizantes. Violentando con esto la Declaración Universal de las Naciones Unidas de los Derechos de Pueblos Indígenas en su artículo 8 donde establece que: “…los pueblos y las personas indígenas tienen derecho a no sufrir la asimilación forzosa o la destrucción de su cultura… y los Estados establecerán mecanismos eficaces para prevenir todo acto que tenga por objeto o consecuencia enajenarles sus tierras, territorios o recursos; y toda forma de asimilación e integración forzosa a otras culturas o modos de vida que les sean impuestos por medidas legislativas, administrativas o de otro tipo.”

    De tal manera, podrán consolidar una economía comunitaria o colectivista entre ellos. Las propiedades de las comunidades autónomas indígenas serán de economía y producción comunitarista. Consolidarán una propiedad indígena pública en contraposición de una privada en sus territorios.

    Si bien el proyecto de Constitución establece la protección a la propiedad privada, no es menos cierto que plantea un Capitalismo de Estado y un estatismo centralizador y planificador de la economía, y que “…la forma de organización económica estatal comprende a las empresas y otras entidades económicas de propiedad estatal, que cumplirán los siguientes objetivos: administrar los servicios públicos, directamente o por medio público comunitarias; y producir directamente bienes y servicios.”12

    Gradualmente se eliminará la propiedad privada, teniendo constitucionalizados los mecanismos para que el Estado pueda realizar constantemente una competencia desleal al sector privado.

    Las dos Bolivias y las dos visiones

    En lo que atañe a las regiones, en Bolivia llamadas Departamentos, surgen otros problemas, con dos realidades distintas:

    a) el Occidente o altiplano, con 1/3 del territorio nacional, compuesto por 4 Departamentos (La Paz, Potosí, Oruro y Chuquisaca);

    b) el Oriente o llano, con 2/3 del territorio nacional y con 4 Departamentos (Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija).

    Existe un nexo entre Oriente y Occidente que es el Departamento de Cochabamba o los valles.

    La población está estructurada contrariamente a los territorios, es decir, poco menos de 2/3 se encuentra en el Occidente y poco más de 1/3 se encuentra en el Oriente.

    La complejidad de mayorías y minorías y viceversa, como se ve, es latente y muy seria al definir las situaciones políticas, sociopolíticas, económicas y de distribución de poder en Bolivia.

    Esta complejidad resalta más cuando los pobladores de tierras bajas o del Oriente de Bolivia, quienes han votado por las Autonomías Departamentales, construyeron histórica, sociológica y culturalmente sus identidades mestizas: el camba en el Oriente y el chapaco en el Sur de Bolivia.

    El poder político y económico estuvo desde la creación de la república gravitando en el Occidente de Bolivia, primero en Chuquisaca y luego en la ciudad de La Paz.

    La pobreza de Bolivia y de los indígenas, sobre todo del Occidente, ha sido responsabilidad del centralismo estatal y de la concentración de la toma de decisiones en el gobierno central representado por La Paz.

    Desde la colonia, el Occidente de Bolivia no sólo marginó a los pueblos indígenas de tierras altas y los enclaustró en su pobreza, sino que también excluyó al Oriente y Sur.

    Sin embargo, desde 1950 el poder económico ha gravitado poco a poco hacia el Oriente de Bolivia, donde se producen cerca de los 2/3 del PIB Nacional. Concretamente, Santa Cruz produce 1/3 del PIB Nacional, el 50% de los impuestos y aranceles aduaneros y poco más de la mitad de los alimentos de Bolivia. Todo esto gracias al trabajo, el esfuerzo y la visión liberal y emprendedora de su gente.

    Hoy, el Oriente tiene los índices más bajos de pobreza y analfabetismo de Bolivia. Lo paradójico es que la millonaria cooperación internacional ha ido a los Departamentos más deprimidos del Occidente de Bolivia y a los indígenas de tierras altas. La élite burocrática de La Paz no ha logrado mejorar las condiciones de vida de los Aymaras y Quechuas.

    Actualmente, quienes han detentado el poder económico y político desde la colonia hasta la era republicana, pretenden endilgar a los pobladores del Oriente de Bolivia la desdicha y la pobreza del Occidente del país.

    El discurso contra el pueblo mestizo de Oriente, que Evo Morales exporta a la comunidad internacional, dice que los cambas son “separatistas, xenófobos, oligarcas y extranjeros que ha explotado a los indígenas de tierras altas”.

    Frente a la pobreza imperante en el país, el Oriente planteó la descentralización y democratización del poder en Bolivia, por medio de las Autonomías Departamentales.

    Para ello promovió una agenda y un pacto social de los bolivianos, en busca de la implementación de este nuevo modelo de Estado. Paralelamente, mientras se elegía al nuevo presidente de Bolivia, se eligió por primera vez en la historia a los prefectos o gobernadores de los Departamentos.

    El resultado fue que Evo Morales ganó las elecciones presidenciales con una mayoría absoluta, que representa geográficamente a su electorado: el Occidente del país; mientras que los prefectos o gobernadores de la Media Luna también fueron elegidos con amplia mayoría, sin ser del partido de gobierno.

    Mediante un acuerdo político entre el Occidente representado por el MAS y el Oriente representado por sus prefectos, se convocó a un referéndum nacional preguntando a los Departamentos si querían ser autónomos.

    Cuatro de nueve departamentos se expresaron votando por el Sí: Beni, Pando, Santa Cruz y Tarija.

    El MAS y Evo Morales hicieron campaña por el No a las Autonomías, ya que el proyecto democrático del Oriente va en contra de su proyecto ideológico y visión estatista y centralista. El resultado: las Autonomías perdieron en los reductos electorales de Evo Morales, en el Occidente de Bolivia.

    Todo esto lo hizo a pesar de haberse comprometido, después de las elecciones presidenciales, a hacer campaña por el SI, junto con los prefectos, en una reunión con la institucionalidad cruceña, incluidos las organizaciones indígenas del Departamento.

    Sin embargo, el MAS y Evo Morales, que hicieron campaña por el No a las Autonomías Departamentales, hoy promueven la implementación de las Autonomías Indígenas Originarias Campesinas y Regionales, sobrepasando los límites territoriales de los Departamentos. Para eso, el proyecto de nueva Constitución ha creado cuatro niveles intermedios de gobierno de igual jerarquía: las Autonomías Indígenas Originarias Campesinas, las Autonomías Regionales (unión de municipios, provincias y departamentos) y las Autonomías Departamentales, que no tienen relación con la pregunta del Referéndum, expresada por el soberano a través del voto popular

    Obviamente, las Autonomías Indígenas Originarias Campesinas y las Regionales tienen mayores competencias, inclusive de las que fueron solicitadas en el referéndum por los Departamentos donde ganó el Sí. Las Autonomías Indígenas tendrán justicia propia y tuición soberana sobre los recursos naturales renovables y no renovables, y representación corporativa en el Estado Plurinacional Comunitario.

    El objetivo de la implementación de las Autonomías Indígenas Originarias Campesinas es la destrucción de los Departamentos, su historia, sus símbolos y culturas, para ser sustituidas por las del nuevo Estado Plurinacional Comunitario, que será dominado corporativamente por el MAS.

    Es la construcción “democrática” del primer Estado Fascista y Racista en América Latina.

    Hoy, la política y la visión de país está fracturada en dos: Oriente y Occidente. Bolivia está polarizada ideológica, política y electoralmente, con dos regiones, dos visones, dos rumbos distintos y distantes.

    Los resultados de los escenarios descritos y el entuerto político en que se encuentran los bolivianos, podrán ocasionar luchas intestinas por el restablecimiento del Estado de Derecho y las libertades individuales y políticas, con riesgos funestos de aprobarse este proyecto de Constitución.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: