Ar-News Buenos Aires

Diario – Noticias – Digitales

La hora de los enanos

Posted by Ramiro Duran en febrero 11, 2008

Jorge Omar AlonsoEn las Lecciones sobre la Filosofía de la Historia Universal, Hegel menciona al “espíritu del pueblo”, al que identificara con una naturaleza universal pero determinada y que constituye a un pueblo en general. La conciencia de ese pueblo se reduce a la libertad del hombre.

Solo las naciones germánicas han llegado en el cristianismo, a la conciencia de que la libertad del espíritu constituye la propia naturaleza del hombre. En cuanto a los pueblos estos hacen progresos en sí mismos y es a través de la educación que experimentan adelanto o decadencia. Esa educación que puede ser superlativa o deformante.

El filósofo alemán nos dice que el espíritu del pueblo como el de un individuo natural florece, madura, decae y muere, y la muerte natural del espíritu de ese pueblo puede presentarse como anulación política. Experimenta el hastío político, perdiendo su significación para la historia.

El Dr. Vicente Massot expresa que las naciones sobreviven a sus crisis, pero si no perecen pueden desfallecer terminando siendo presas de una decadencia aguda.

Nuestro declive lleva casi una cincuentena de años, habiéndose acentuado profundamente con el comienzo del nuevo milenio. Mala forma de comenzar un periodo pleno de esperanzas a nivel planetario.

Dentro de esta decadencia en que se encuentra sumida la República en todos los ámbitos: en la política, en la cultura y en lo social como también en la educación cabe preguntarse, qué espíritu anida en este pueblo, remitiéndonos a las enseñanzas de Hegel? O retomando los conceptos del Dr. Massot, el interrogante sería el futuro de nuestra Nación y su democracia.

Ésta última ¿puede representarse en ese individuo soberano que conjuntamente con otros iguales crea la sociedad política? ¿Esa democracia a que aspiramos puede sustentarse en nuestras instituciones jurídico-políticas, que hacen las veces de cáscaras vacías, como subraya el Dr. Massot?

La República necesita ciudadanos activos, vale decir con ideales y completamente “metidos en la cosa”, en la res pública. Sin embargo la realidad nos muestra que estamos en la hora de los enanos políticos, hombres pequeños, diminutos que solo buscan el beneficio propio y no el de la comunidad.

Autor: Jorge Omar Alonso

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: