Ar-News Buenos Aires

Diario – Noticias – Digitales

Todos unidos triunfaremos…hasta que choque la calesita

Posted by Ramiro Duran en febrero 10, 2008

Humberto BonanataKirchner parece estar cumpliendo el sueño de Perón: un partido único, hegemónico que desnaturalice la democracia liberal alberdiana en un autoritarismo formal que rija sobre la sociedad argentina en su conjunto “per secula seculorum”. Cambios gatopardistas “de mascarillas” para pasarse de mano el poder.

Nuestra democracia vive el peor momento de sus casi 25 años de reestablecimiento. El poder va por todo el poder sin miramiento alguno del respeto hacia los opositores –desunidos y egoístas- que no crean alternativas en la larga noche que se avecina y sólo comentan los juegos estratégicos del “amo del feudo”.

La traición de Lavagna a su tres millones y medio de votantes fue la gota que desbordó el vaso y transparentó maléficamente el plan de afianzamiento del kirchnerato. Como ya lo dijimos, Lavagna nunca actuó en política: siempre fue peronista. Y como tal sólo responde con lealtad al Jefe. La necesidad que -dentro del movimiento que creara Perón inspirado en Mussolini- se conforme un polo opositor interno es raíz de sustento del sistema democrático en la Argentina.

Todos sabemos el daño ínsito que conlleva un partido único: mientras gobierna aplasta con todo; cuando se cae, se cae todo.

Éste es el peligro sistémico que atravesamos al comenzar 2008; que los pesos y contrapesos de la democracia inclinen la balanza hacia un solo polo, el kirchnerismo y que ni dentro ni fuera renazca necesariamente una alianza opositora con un plan alternativo y con propuestas válidas –no sólo reproches- a los actos de gobierno que emanan desde Puerto Madero.

Lamentablemente para los argentinos afloran la inexistencia de políticas de Estado propias del poder presidencial; la presidente -a sólo dos meses de asumir su cargo delegado por su esposo- genera un triste papel de dependencia en la toma de decisiones que se han hecho notar en ausencia.

Cristina Kirchner sigue hablando para la tribuna como si estuviera en campaña, nada hace sin consultar al jefe y desnaturaliza la función ejecutiva hacia la fuerza centrífuga que parece avanzar sobre nuestra libertad republicana sin miramiento alguno.

Seguimos siendo espectadores de nuestro propio fracaso.

No demostramos organización cívica junto a quienes representan nuestras ideas y nada hacemos para obligarlos a que cumplan con su función republicana; convertirse de una vez y para siempre en el reaseguro dd nuestro sistema de vida.

Ellos tienen la obligación de representarnos. De deponer egocentrismos ante la gravedad de la hora y aunar criterios básicos de convivencia civilizada.

Los traidores quedarán en el camino de la historia: Borocotó, Lavagna, Duhalde y otros que puedan sumarse al “Reich de los 1.000 años” se suicidaron involuntariamente en defensa de sus intereses espurios. No debemos olvidarlos porque actitudes pueriles como esas fortalecerán nuestro camino a la libertad.

Cuando choque la calesita y toda la burbuja macroeconómica carcoma los bolsillos de los argentinos, se dará vuelta –casi sin darnos cuenta- el reloj de arena del poder de hoy.

Para eso debemos estar preparados; para recuperar la república robada.

Autor:Humberto Bonanata

Fuente:www.Notiar.com.ar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: