El “Volver a vivir” de la Señora Kirchner

Directora de la Historia Paralela Susana SechiSin protección alguna los argentinos se encuentran avasallados por una delincuencia feroz tutelada por una Justicia que ha perdido su independencia y se ajusta a una particular visión decretada desde la Casa Rosada.Acompañar a esos marginales delincuentes, interpretando que una dura vida los ha llevado a esta elección por lo que merecen un trato especial, reducción de penas, excarcelaciones generosas, inimputabilidad para los menores aun cuando sus delitos se encuentren nominados de escabrosos y brutales, mientras los pobres ciudadanos decentes no merecen el respeto y el cuidado del Estado indiferente.

Al parecer esta es la calidad de vida que nos propone la Señora Kirchner desde el atril o la tribuna de algún acto preparado para volver a inaugurar las mismas obras públicas que se hicieran durante la gestión de sus esposo donde no faltan las palabras de amor por el prójimo, ese prójimo que solamente merece respeto cuando es parte de la concertación pluralista exaltada por la Jefe de Estado.

Este tipo de eventos que se han puesto de moda entre intendentes y gobernadores progresistas, quienes para demostrar gestión son capaces de inaugurar tres o cuatro veces un asfaltado cambiando el nombre a las calles y alguna obra de mas relevancia con la que puedan organizar un hermoso acto para otorgarle protagonismo a la Señora.

Un pueblo que no tiene guardaespaldas para protección personal ni helicóptero para movilizarse cómodamente, está siendo acribillado por una violenta horda de criminales sin que la Presidente haga una sola mención en sus divagantes alocuciones.

Esa alarmante inseguridad que azota a los argentinos ha recrudecido en estos meses de forma desesperante y sobretodo en la Provincia de Buenos Aires, lo que no parece preocupar a esa Primer Mandatario que no escatima en movilizarse por ese territorio para subirse a un palco y sustentar el modelo puesto en marcha por su marido, el mismo que está dispuesta a continuar, un modelo en el cual no existe el deber de trabajar por la seguridad de las personas.

Después de consecutivos anuncios de obras que quien sabe si alguna vez se realizarán, como las tantas que llenaron los discursos de su marido, la Presidente desde el atril heredado, con bombos y platillos sacó a relucir un Plan de Seguridad Vial que reduciría significativamente la gran cantidad de accidentes que se producen en calles y rutas del país, el cual presentó entre sostenidos aplausos de los presentes.

Teatralizando el acto, la Señora supuestamente en rol de estadista, comenzó a filosofar con todo tipo de índices, los que según sus argumentaciones fueron obtenidos por un grupo de virtuosos que hasta le informaron la incidencia negativa que ejerce sobre el PBI la atención de todos aquellos que sufren discapacidades como consecuencia de accidentes de tránsito, lo cual representa un gasto importante para todos los argentinos.

Motocicletas que en número de 1200 y dentro de un plazo indeterminado, de las cuales 280 se incorporarán a mediados de año para alcanzar las 600 al fin de ese período, vehículos de alta tecnología con los que la Presidente explicó se podrá ejercer mas control en las rutas argentinas.

Este mismo anuncio fue realizado en febrero del 2006 al firmarse un decreto de seguridad vial por el entonces Presidente Kirchner, esposo de la actual Mandatario. Un idéntico texto a lo expresado por la Señora en que se proponía un trámite de registro de conductor único para todo el país y los mismos términos resaltados de ampliación de penas y organismos de control.

Desde el 2006 a la fecha transcurrieron dos años y los accidentes de tránsito se multiplicaron, es decir que nada de lo actuado hasta ahora sirvió, si es que alguna vez se hizo algo. Subestimando a los ciudadanos, la Señora de los helicópteros para demostrar “gestión” optó por desempolvar el mismo plan tal vez con la percepción que los argentinos sufrieran de una aguda amnesia colectiva.

Un volver a vivir está siendo utilizado como apoyo a una administración que evidencia la incapacidad para dirigir un país. Por medio de la ficción y la actuación Cristina Kirchner se muestra como una relacionista pública sin poder dar soluciones a los problemas que por cierto la están asfixiando.

La imprevisibilidad que rodea a la Señora se pudo advertir en su mismo lugar de trabajo cuando después de esa alocada presentación su edecán sufrió un desmayo, ningún personal para emergencia médicas se encontraba allí, como se supone indispensable para asegurar el resguardo de la vida de un Presidente, demostrando negligencia y falta de responsabilidad.

Lo grotesco de esta situación fue ver a la señora edecán asistida por el Vicepresidente y el Jefe de Gabinete ante la mirada impasible de un médico, el Senador José Pampuro quien parece haber perdido ese reflejo automático que caracteriza a todo profesional de la salud en casos como este.

Autor: Susana Sechi
Directora de La Historia Paralela

Email: susanasechi@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: