Bonafini: Con licencia para atropellar a todo el mundo

Hebe de Bonafini-Cristina KirchnerEl avasallamiento a la Catedral Metropolitana, en la ciudad de Buenos Aires, además de evidenciar intereses económicos distantes de la defensa de los derechos humanos que se invocan incesantemente, muestran un obrar que debe desterrarse. Ayer, el grupo de Madres de Plaza de Mayo que comanda la extremista Hebe de Bonafini, tomó la Catedral Metropolitana en Buenos Aires en publicitada medida de fuerza.

Si le lector quiere puede ponerle al acto el nombre que mejor le cuadre, a la manera de los medios periodísticos que dijeron que había sido un ayuno dentro de ese templo, “en protesta por la falta de entrega de fondos estatales destinados a sus proyectos de viviendas populares en la Capital Federal”.

Es decir, se puede llamar protesta o darle el nombre exacto: copamiento y toma de un edificio de la Iglesia Católica para torcerle el brazo al intendente municipal: “Nos vamos a quedar aquí hasta que (Mauricio) Macri devuelva el dinero que no le corresponde. Queremos que la gente sepa que las Madres estamos aquí. Nos clausuraron los baños de la catedral y tuvimos que improvisar uno, detrás del altar”, dijo Bonafini.
Por su nombre

Si eso no fue un copamiento, alguien deberá explicar cómo se llama. De todas maneras, por este acto de violencia ejercido sobre Macri pero que toca el corazón de una de las instituciones más odiadas por el sector que comanda Bonafini, como es la Iglesia, el común de la gente se enteró de cosas ocultadas.

Por ejemplo, que existe una Fundación MadreS de Plaza de Mayo, que dirige la tropa de Hebe de Bonafini sin intervención de los sectores separados del grupo, y que desde hace dos años, esa asociación dirige proyectos de construcción de viviendas en los barrios más pobres de Buenos Aires, por un acuerdo con el Gobierno argentino y con el municipio porteño.

Sólo dinero
Es decir, como era de imaginar, se trata de un problema crematístico, elevado a cuestión moral por la retórica explosiva de la señora Bonafini. Una extorsión por dinero en la que el rehén es, simbólica y realmente, la Iglesia Católica Argentina.

La señora que ama a las FARC y a ETA, descendió del pedestal para explicar que el gobierno de Macri había retenido 3,4 millones de pesos girados por el Ejecutivo nacional para el pago de salarios de más de 1300 trabajadores y la compra de materiales en diversas obras impulsadas por la Fundación que dirige.

La verdad es que -más allá de la sinrazón de que este grupo pro-terrorista dirija una fundación que construye barriadas- se nota la funcionalidad de Bonafini a la fuerza de poder actual: con el resto de la gente que no puede olvidar que Macri ganó en justo combate, hace todo lo posible para entorpecer el trabajo del gobierno de la Capital Federal.

Amparo

Además, la toma de la Catedral muestra que esta gente está acostumbrada a la prebenda: como no se le dio así nomás el dinero, se produjo la medida de fuerza que, como es obvio, lleva al país todo al estado de papelón mundial.

Estas Madres, acostumbradas a entrar y salir de la Casa Rosada como de la propia, amiga y consultora de los funcionarios del Poder Ejecutivo Nacional, no habían cumplido con los pasos legales.

Lo explicó muy bien la Vicejefe del Gobierno porteño, Gabriela Michetti: la fundación no había cumplido con pasos legales ineludibles.

Simple, las empresas constructoras que trabajan en la Capital deben dar pasos legales. Las Madres no lo habían hecho. La Municipalidad les retuvo la partida. Ecuación: tomaron la Catedral y armaron un baño, cosa de mostrar que se van a quedar hasta que el dinero aparezca.

La fundación es un organismo no gubernamental, pero poco; tiene privilegios. Cuando éstos fallan, pues se toma el lugar donde descansan los restos de José de San Martín y listo.

Bonafini lo tiene todo claro: “Ellos (las autoridades municipales) nos dicen que quieren seguir trabajando con las Madres, que quieren que la relación sea buena pero no hay argumento que valga: el Gobierno nacional depositó la plata y ellos se la apoderaron”.

Desde ya, el grupo que trabaja en los obradores de las villas que construyen las Madres de Bonafini, decretó un paro como respaldo al copamiento del templo mayor de Buenos Aires capital.

Millones

Todo este desafuero pone ante la mirada del hombre común que el pelotón de Madres comandado por Bonafini anda en negocios millonarios. Lo que hoy se disputa representa en el cambio alrededor de un millón de dólares. Y es sólo una partida.

El director del Instituto Verificador de la Construcción, ingeniero Roberto Apelbaum, cayó bajo la rudimentaria y rencorosa verba de Bonafini: “Lo que pasa es que a este hombre le estamos arruinando el negocio. Estamos construyendo viviendas por la mitad de precio de lo que ellos piden y dejando en evidencia cómo roban”, dijo.

A todo esto, se perdieron de vista los Derechos Humanos invocados, entre otros, por la señora Bonafini, hoy como empresaria de la construcción con emprendimientos competitivos en el mercado porteño.

Entre nosotros

Y, a todo esto, cabe preguntarse qué tienen que ver Bonafini y su empresa constructora con la Provincia de Buenos Aires, donde vivimos. Lamentablemente, mucho.

Por lo pronto, al grupo de Madres escuadrado por esta señora, no le cae bien el perfil sociopolítico del gobernador, Daniel Scioli, ni de la gente que ha nombrado en los cargos de mayor importancia.

El hacer de Bonafini tiene vasos comunicantes con grupos de presión provinciales (o con asiento en la provincia, como la Justicia Federal), también dispuestos a hacerle difícil el camino de trabajo del nuevo mandatario provincial.

Como si Felipe Solá no hubiera hecho ya mucho por destruir las fuentes operativas provinciales (hay ministerios que son pompas de jabón), esta gente que nunca respeto la decisión de las urnas, busca con qué molestar.

Debe ser algo insoluble, se entiende porque Scioli tiene como característica ponerle frente a los problemas. Y si tiene que ser algo así, a la mano está el caso nunca resuelto de Jorge Julio López, que sigue desaparecido.

Sin salida

Durante este enero que termina, aparecieron en las paredes del centro platense pintadas emblemáticas: “Sin López no hay Nunca Más”, por ejemplo.

Todos sabemos que el caso del infeliz albañil que testificó en sede federal contra Miguel Etchecolatz nunca fue de competencia provincial. El repentino Solá, más preocupado por el efecto de sus palabras que por el drama del secuestro del hombre, dijo que López era “el primer desaparecido en democracia” y con esas palabras le cargó a la provincia el mochuelo del secuestro que perdura.

Se sabe que el caso López se inició por negligencia in vigilando de la Justicia Federal con asiento en La Plata y que terminó por ser de competencia del mismo estamento.

Paso peligroso

Pero las protestas, los actos, los cortes de calle son aquí y tratan de desgastar la acción de gobierno de un hombre que, entre otros riesgos, ha dicho que tiene un vínculo especial con la Iglesia Católica.

Habrá que esperar y, como dijo una vez Juan Perón, no sacar los pies del plato, aunque el intendente municipal de La Plata, Pablo Bruera, haya dado un primer paso en falso cuando le entregó a las Madres de Plaza de Mayo locales las llaves del Pasaje Dardo Rocha, en afán de ser tenido en cuenta pro el Poder Ejecutivo Nacional.

Ya se sabe, las Madres de La Plata no son de la corriente de Bonafini, pero entregarles un símbolo de la ciudad en un medio donde la guerra sucia pegó muchísimo y dónde nos conocemos todos, lo de Bruera fue un riesgo acaso mal calculado.

Autor: Martín Carrasco Quintana

Fuente:La Historia Paralela

Anuncios

2 comentarios

  1. Me duele enormemente reconocer que esta gente convive con nosotros, a la vez me pregunto que tienen que ver con la construccion de viviendas,no es tarea del Estado?.KK prometio viviendas y escuelas y no hizo nada.- Otro interrogante en lugar de dar dineros a la comunidad argentina a las madres de terroristas no seria mejor dar a los municipios del interior del pais que las personas decentes viven en ranchos de paja con tierra como piso?.- Los terroristas,hijos de las madres de P.de Mayo han asesinado,torturado, secuestrado y por ello el Estado argentino las premia y a las otras que se rompen el lomo para sacar a sus familias del hambre no hay nada?.-Cada dia me duele mas mi pais.- Como Catolica me siento ofenida por el accionar de esta banda.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: