“El disparate recién comienza”

Cristina KirchnerSe ha cumplido el primer mes de gobierno de Cristina Fernández y la Argentina no es un jardín de rosas, se podrá decir que un mes es muy poco tiempo y quejarse es caer en el pecado de ser ansiosos, pero ni siquiera Job podría soportar estoicamente los males que aquejan a los argentinos y que día a día se multiplican sin que se vislumbre solución siquiera, a uno solo de ellos.Múltiples cortes de energía eléctrica, falta de naftas, gas oil, agua y hasta monedas, góndolas desabestecidas de productos de primera necesidad, aumentos de tarifas en los servicios públicos, un sistema de transportes colapsado, una inflación no reconocida y reclamos sindicales que hacen prever un futuro Rodrigazo.

Semejante cuadro de situación requeriría un verdadero estadista al frente de la Nación, acompañado por colaboradores altamente calificados para encarar los múltiples desafíos que la hora exige, pero la Señora a cargo del Poder Ejecutivo y quienes la secundan no constituyen precisamente las mentes mas lúcidas que podría ofrecer nuestro país. Lo peor del caso es que esta Presidente no puede echarle la culpa de semejante descalabro al anterior gobierno ya que era conducido por su propio esposo y en el mismo ella tuvo amplia participación.

En un país con un bajo consumo kilowatt/habitante, no solo comparado con países desarrollados si no con los vecinos de la región, se le pide a su población un forzoso ahorro de energía mientras se ensayan las medidas mas disparatadas para salir de una crisis que ni siquiera es reconocida por sus responsables.

Un cambio de hora que ha colocado a la Argentina en el medio del Atlántico entre Africa y Sur América, obligando a quienes viven en la zona cordillerana a cambiar sus hábitos de vida para compensar semejante descalabro, el canje de dos lamparitas incandescentes por otras de bajo consumo y dudoso origen en todos los hogares argentinos, proceso que demandará un año y sin ningún efecto práctico.

En “el disparate recién empieza” se festeja la inauguración de centrales eléctricas alimentadas a carbón, las mas contaminantes que puedan existir, al tiempo que la Presidente anuncia que se va a ocupar del Medio Ambiente. Se alienta a que empresas y edificios dispongan de generadores propios de energía eléctrica y sin entrar en consideraciones que constituyen un irracional aprovechamiento de los recursos disponibles, la pregunta del millón es con que van a ser alimentados si también falta gas oil, fuel oil y gas natural ¿Mini reactores nucleares?

Tiempos duros y difíciles se aproximan, sería importante que Cristina Fernández se encuentre atenta al golpeteo de las cacerolas.

Autor: Sigfredo Durán

Email: siggyduran@gmail.com

Fuente:La Historia Paralela 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: