Blanca y radiante

Dra Centa ReckCristina Fernández de Kirchner, la Sra K, llegó a la Presidencia de la Argentina. El que una mujer accediera a tan importante cargo renovó algunas esperanzas, que pronto hicieron aguas, ante la evidencia de que su asunción no ha significado ningún cambio, lo que una vez más nos lleva a constatar que frente al poder se comportan de igual manera hombres y mujeres.Cristina, se desposó con el poder vestida de blanco… “Blanca y radiante va la novia, le sigue atrás un novio amante. Ante el altar está llorando, todos dirán que es de alegría, dentro su alma está gritando Ave María” dice una canción popular que muestra la dualidad en la que incurren muchas mujeres cuando se someten y deciden obedecer mandatos sociales. Y Cristina se casó con el poder como este manda: con pactos de sangre y dinero, con historias negras de por medio, con un pasado, con maletines, con amigovios peligrosos. “Mentirá, también al decir que si y al besar la cruz pedirá perdón”, predijo la canción que nos sirve para explicarnos el modo en que Cristina ha comenzado su alianza, su matrimonio presidencial: con mentiras, con silencios cómplices, con verdades a medias. El símbolo del vestido blanco no le ha servido para conservar una apariencia de pureza. No fue suficiente el que eligiera vestir un modelo copia fiel del que usara la princesa Leticia para bautizar a sus niños, mostrando al mundo su cándida posición de desposada real y madre de las futuras reinas de España, tal vez reyes, aún no se sabe.

Lo cierto es que el poder sigue siendo asexuado y las mujeres se adhieren a las condiciones que este impone. Se desposan y obedecen, entran en el juego, se embarran, se deben a voluntades y mandatos, se someten a la prueba de la Esfinge, para entrar a cometer incesto, sin vuelta, ciegas(os) van al encuentro de esa cita con el destino.

Es indudable que Cristina no se libró de detentar un pasado oscuro y que Hugo Chávez es la estela del pasado y presente borrascoso que hoy persigue a la Cristina que soñó con el poder. El poder tan resbaladizo que va de mano en mano y que hace que los poderosos no siempre puedan acariciarlo sin sufrir sus secuelas. ”Y yo sé que olvidar nunca podría, que era yo, no aquel, a quien quería. Ante el altar está llorando, todos dirán que es de alegría, dentro su alma está gritando”, y otra vez le viene al pelo la canción que devela el mito de la novia que carga con una historia que no sabe cómo ocultar, con una relación que le agría la vida, que la pone en ascuas, que la lleva a tratar de esconder su vergüenza en una ceremonia emotiva, en el vestido blanco.

El Sr K, quien conoce los entremeses del poder, entregó en el altar a la novia. La rodeó de abnegados cuidados. Pero no debemos soslayar el hecho de que ella eligió, no se inmoló, ella ambicionaba ese sueño desde su adolescencia, lo llevaba como una nebulosa aspiración que no se decidía entre el reinado o el gobierno, pero en todo caso siempre estuvo segura que ante el menor descuido de los otros ella estaba dispuesta a robarse el vellocino de oro. Claro que entonces no sabía que el poder conlleva un precio. Comienza devorando los sueños, roba y quita la inocencia, predispone a relaciones peligrosas.

El precio del maletín y su emisario Antonini Wilson dando vueltas por la Casa Rosada, es sólo el inicio de los incidentes que va a tener que soportar la alcoba presidencial.El tiempo le dirá a la sra K. si valió la pena que se robara el vellocino de oro.

La Licenciada Centa Reck es psicoanalista, escritora y periodista. Co-conductora del programa “Raxos X” en la televisión de su país, Bolivia, es también Directora del diario La Estrella de Oriente, miembro del directorio de Anubol de la ONU, Directora de la Human Right Foundation, filial Bolivia y del Pen Club Internacional y ha sido representante por el Dto. de Sta Cruz en la Asamblea Constituyente

Autor: Centa Reck

Fuente:La Historia Paralela 

Anuncios

Una respuesta

  1. El poder no es asexuado.
    ¡saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: