Sin República a la vista

susana sechiDos versiones de país desencontradas entre si conviven con el matrimonio presidencial, una la de entre casa, sin República a la vista y otra la que lleva la Señora en su equipaje para las giras internacionales, sacando a pasear esos principios republicanos que se encuentran en desuso desde que llegaron al poder.Un lema que nada tiene que ver con la calidad institucional es el aplicado ante imparables protestas sociales, si no se puede solucionar se les pasa por arriba con una 4×4.

Pero la Senadora libre de toda culpa se encargó de deleitar los oídos de funcionarios austríacos ponderando ejercicios humanistas de la gestión que conduce su esposo, tratando de demostrar que en cuestiones de derechos humanos se encuentran en la primera línea, en pleno apogeo de juicios dirigidos a castigar delitos de lesa humanidad perpetrados en contra de una subversión que solo inició una guerra sucia en Argentina y cuyos integrantes beneficiados con indultos, no son juzgados por sus crímenes dado que el Gobierno que integra decidió otorgarles impunidad.

Dentro de ese dibujado informe la Candidata no dejó en claro que además de las FFAA y de seguridad se encuentran en el banquillo de los acusados sacerdotes de la Iglesia Católica y que quienes fueron inculpados de actos terroristas pasaron a formar parte del actual Gobierno, incluso el canciller Jorge Taiana que la acompaña a modo de lazarillo tiene sus manos manchadas por sangre inocente y sin embargo es presentado como excelsa personalidad del Estado argentino.

En momentos que la Señora dirigía una exposición como continuadora de esas políticas de DDHH, en la Provincia de Santa Cruz se había apelado nuevamente a la violencia para contener una manifestación en repudio de malas políticas salariales. Ese corte de ruta habría molestado a los organizadores de un acto que en pocas horas mas tendría como orador al Presidente de la Nación, al interrumpir la afluencia de micros que transportaban un gran número de militantes alquilados para la ocasión, lo que desencadenó la represión de fuerzas de Gendarmería ordenada por las autoridades provinciales y que dejó herida por balas de goma a una periodista local y varios contusos dentro del tumulto.

La paranoia del oficialismo tratando de ocultar la pérdida de apoyos del pueblo santacruceño, puso en evidencia que esos derechos humanos que dice defender la pareja reinante no contemplan a ningún argentino que no siga su doctrina, como tampoco su alcance abarca a los miles de desnutridos sumidos en un virtual abandono de persona y tampoco a esos que día a día se encuentran al alcance de una delincuencia que los aniquila sin piedad.

Maravilloso país en el que ese Presidente de algunos argentinos asegura por medio de espasmódicos gritos “la voluntad popular nos acompaña y nos va a acompañar”, sin explicitar a que voluntades se refiere, justo en estos momentos que el descontento y la crispación ha alcanzado a la sociedad que se siente burlada por tanta mentira ¿Quienes lo acompañarán? – “Nosotros no trabajamos para el Santa Cruz de las patotas” sentenció el Primer Mandatario cuando en realidad las patotas del oficialismo son las encargadas de realizar los trabajos sucios, como ha ocurrido en el Hospital Francés.

Con pedidos de unidad y solidaridad, Néstor Kirchner en sus actos en cadena insistió en esa profundización del cambio que se podrá concretar con “los votos del futuro, que son los votos de Cristina y de Julio Cobos”, que más que una sugerencia pareció una orden en busca de anular la libertad de elección de los votantes.

Bajo estas patológicas formas de violencia verbal con que el matrimonio Kirchner trata de atemorizar al pueblo argentino, con autoritarismo y sin ética se pretende aplastar a todos los que no compartan su capricho de exclusividad, tal como lo hizo su socio y amigo Hugo Chávez que amenazó e insultó a diez diputados opositores por votar en contra del proyecto de reforma constitucional que le permitiría la permanencia in eternum en el Palacio de Miraflores.

El riesgo de perder el poder parece haber comprometido aún mas el equilibrio psíquico de ese Presidente que tergiversando sus propias acciones ha acusado de actuar como en el régimen stalinista a todos aquellos que critican el fracaso de su paupérrima gestión.

A tan solo 44 días para las elecciones se disimulan los escándalos, la desconfianza ciudadana va en aumento y se profundiza el análisis, aún cuando la oposición no ofrece demasiadas alternativas será mejor optar por el mal menor que seguir detrás de ese modelo fracasado que todavía se intenta profundizar dejándol0 en manos de una candidata solo motivada por su sed de venganza.

Autor: Susana Sechi
Directora de La Historia Paralela

Email: susanasechi@gmail.com

Fuente: La Historia Paralela 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: