El virus argentino

jose benegasYa se, me van a decir que soy un masoquista, que al final soy el único que ve esos programas y que les estoy dando rating. Pero no puedo evitar observar estos fenómenos tan truchos que produce nuestro ambiente cultural (en sentido amplio) como son los “transgresores”, los “revisionistas” y los “valientes”, todos en versión souvenir para ser adquiridos como quién se compra ropa de marca top, es decir “tipo nada”.El nuevo programa de Cuatro Cabezas que se estrenó anoche se llama “El Gen Argentino” y además de ser un embole absoluto es un desborde de nacionalismo fascista desde el mismo título. Quieren encontrar en la “argentinidad” un gen, algo así como el sucedáneo bolivariano de “ser nacional”, esa especie de “espíritu santo celeste y blanco” pero encarnado y reciclado para que pueda ser defendido por Página 12. Todo esto encima como sucesores de la revolución y la lucha de clases, lo cual hace particularmente idiota al proyecto.

A lo largo de 8 programas conducidos por un Mario Pergolini más desorientado que perro en cancha de bochas, se intentará dilucidar de entre una cantidad de personajes históricos y actuales de la Argentina quién representa al “gen de la nacionalidad” mediante la votación del público. Que es por supuesto el mismo público que ve CQC.

Cómo en el nacionalismo exacerbado ese “gen” o “ser” colectivo tiende a parecerse a los genes y seres que producen el espectáculo. La idea, como todo colectivismo, es demostrar que ellos son los mejores representantes del todo. Entonces arman un panel digno de su parcial parcialidad con intelectuales de la talla de Gonzalo Bonadeo y Felipe Pigna. Qué casualidad, parece que lo más nacional es lo más a la izquierda que se encuentra en el mercado. “Nosotros somos el todo” es lo que dicen todos los totalitarios por cierto.

Lo más absurdo de este juego es que el “gen” se vota. Si hay mayorías y minorías, permitiría suponer el uso moderado de las neuronas, entonces no hay todo ni hay “gen” sino solo preferencias parciales y momentáneas de un tipo de público en un horario determinado. Preferencias que pueden cambiar. Un juego es malo cuando no se puede jugar porque hasta carece de coherencia interna.

La llamada “educación patriótica” que construyó los “proceres” y la historia de ficción con grandes hombres y destinos nacionales produjo esta otra que es su hija adolescente como nueva forma de contaminación de las generaciones futuras. Confronta con la anterior pero en realidad la perpetúa con otros ídolos.

Todo esto es útil para tomarlo en cuenta en la discusión sobre medios tradicionales o la nueva forma de transmisión de información en Internet. Martín Varsavsky escribió algo sobre esta polémica hace poco. Se dice que Internet produce cualquier tipo de información y que hay cosas serias y otras que no lo son. Vasta ver “El gen argentino” para darse cuenta que los medios tradicionales tienen el mismo problema y que la diferencia entre unos y otros no es la seriedad y mucho, muchísimo menos la infalibilidad. Nada nos libra de tener que usar el criterio para elegir y descartar ni del riesgo de ser engañados.

Fuente: No me parece

Autor: José Benegas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: