¡Vamos chicas, ustedes pueden mas!

susana sechiDesde que el “consenso de alcoba” sellara el pacto sobre la almohada, la candidata sucesora a la presidencia se ha trepado a la escalera de la fama en busca del estrellato que la deposite directamente en el sillón de Rivadavia. Como en aquel viejo juego infantil de la rayuela que podía llevar del Cielo al Infierno con pequeños saltos en una secuencia de números, el ritmo de la campaña política oficial se le asemeja, se ofrece el Paraíso cuando la realidad se encuentra signada por un camino al Infierno.Esquivando las llamas la candidata se encuentra a resguardo de las adversidades protegida con un traje de amianto, mientras la Señora se interna en discursos sin ningún tipo de contenidos ni propuestas y solamente con promesas de profundizar el modelo, los bufones del poder la defienden a ultranza de los trances que afectan directamente la gestión Kirchner.Hechos de corrupción que comprometen seriamente a personajes allegados al poder y al poder mismo se mantienen entre denuncias e investigaciones aplazados hasta después del 28 de octubre. El caso de las valijas y el empresario venezolano ligado al régimen chavista se encuentra en estado de vigilia y sin novedades a la vista, mientras los voceros de Presidencia lo presentan como un simple hecho de negocios privados, extendido en su uso por toda América Latina y que no debe preocupar a los ciudadanos.

Curiosamente la sucesora al gran premio parece no tener en cuenta lo que está pasando en el escenario gubernamental, tampoco se ha preocupado de lo ocurrido en Santa Cruz, sucesos en los que sin embargo sus íntimos colaboradores Aníbal y Albero Fernández rápidamente salieron en defensa de Daniel Varizat, apelando a su victimización y aludiendo que el hecho ha sido obra de la fatalidad, es decir la reacción humana de alguien que presa del terror arremetió con un vehículo contra 20 manifestantes.

Lejos del mundanal ruido la Primera Ciudadana se encuentra pura y exclusivamente insertada en una órbita discursiva desde una personalidad múltiple que busca la figura de acuerdo con la ocasión, discursos para empresarios e inversionistas con contenidos numéricos de realidades mágicas, índices florecientes, macroeconomía, superavit primario, datos tejidos por una suerte de engendros de ficción que son repetidos por la Señora de memoria y sin entender un ápice de lo que se trata.
Fueron varias las presentaciones, unas en sintonía con ese viejo peronismo, otras dentro de arranques histéricos y en estos días dedicadas a sus congéneres.

El círculo virtuoso, como gusta llamar la Señora a ese mamarracho pluralista unido a fuerza de apretujones y extorsivas amenazas, ha logrado una suerte de amontonamiento de impresentables personajes que cambiaron el color de sus vestimentas políticas para no quedar fuera del sistema impulsado por el Gobierno, el que indica como preservarse en el universo político llamado Frente para la Victoria. “A los que están con nosotros todo, a los enemigos nada”

Parte de estos privilegios corresponden a la Señora Hebe de Bonafini con quien cumplió la Candidata al compartir un acto en la Villa 15, la que popularmente se conoce como Ciudad Oculta. En un escenario con fondo de banderas argentinas, esta vez sin los habituales trapos rojos pero en el que no podía faltar la famosa frase “Hasta la victoria siempre”, fue recibida doña Cristina por un público que aplaudía a rabiar.

Entre halagos las dos mujeres intercambiaron logros y alabanzas, uniendo sus identidades revolucionarias que como en las décadas del 60 y 70, introducían ese castromarxismo jugando con la necesidad de los humildes, creando dependencias e incorporando odios y resentimientos como forma de adoctrinamiento.

También contó con su presencia la inauguración de la Plaza de las Mujeres Argentinas, lugar que aprovechó la Senadora para reivindicar la lucha compartida con esas feministas compañeras de género, una selección de señoras que aplaudían calurosamente sus palabras, entre las que se encontraban representantes de Abuelas, Madres de Plaza de Mayo, periodistas, locutoras, el gabinete nacional, su esposo y la destacada presencia en primera fila de Romina Picollotti, seguramente para recordar que entre las hermanas que tanto enfatizó no se encuentran excluídas las involucradas en casos de corrupción, y que estos dejaron de ser exclusividad de los machos cabríos, a eso se debió referir la Señora con ese “Coraje, nosotras podemos”

Este género tan especial liderado por CFK parece haber traspasado las fronteras del llamado machismo político, creando una nueva profundización feminista que compite y está ganado en la carrera por la corrupción ¡Vamos chicas, ustedes pueden mas!

Con Hebe, Estela de Carlotto y la Señora de Kirchner al poder nos acercaremos a la Patria Grande de Hugo Chávez y Evo Morales. Y así se cumplirán los postergados sueños del muerto-vivo cubano.

Autor: Susana Sechi
Directora de La Historia Paralela

Email: susanasechi@gmail.com

Fuente:La Historia Paralela

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: