¡Qué no cunda el pánico!

susana sechiLuego que Hugo Chávez en su visita oficial a la Argentina anunciara el matrimonio consagrado con la sociedad conyugal Kirchner, se pudo ver a la Reina extasiada y coronada con la boina roja-rojita del actual Imperio Bolivariano, fue una ceremonia que contó con el padrinazgo de Fidel Castro, quien seguramente desde su lecho la seguiría por TV, como lo reveló a los medios su hijo putativo, Don Hugo. Pero el festejo duró muy poco para los Kirchner, sobretodo para la Señora que ve alejarse su esperada sucesión al trono detrás de unas valijas que en forma sorpresiva ingresaron al país.Cada vez mas cerca la Casa Rosada de convertirse en el Puticlub de la Nación, parafraseando como se señalaba durante el Imperio, “todos los caminos conducen a Roma”, en este caso conducen a Venezuela, y es así que en un vuelo rentado por el ente oficial Enarsa por la módica suma de noventa mil dólares, que curiosamente llevara a bordo una mezcla de funcionarios de Enarsa y Pdvesa, apareció un polizón venezolano ligado a negocios con la petrolera caribeña, chavista de corazón e invitado de honor del hijo del Vicepresidente de la empresa estatal venezolana.

A medida que el escándalo tomaba cuerpo en la opinión pública, los actores del gobierno argentino involucrados en el tema se rasgaron las vestiduras y exigieron al Comandante la urgente investigación del hecho, algo muy poco probable conociéndose la sociedad existente entre la pareja presidencial y Hugo Chávez.

Esta “onorabile societa” que se ha venido consolidando estos últimos años, tanto ideológica como financieramente, no puede disimularse tras estos novelados pedidos de informes por ambas partes, los que resultan un insulto a la inteligencia de los ciudadanos de ambos países.

Como en un hervidero brotan las noticias desde los cuatro puntos cardinales y ante el silencio de los gobiernos los rumores se acumulan, las preguntas sin respuesta complican mas el panorama y el vacío de información recrudece aun mas el episodio, generando infinidad de conjeturas, acentuadas por la falta de credibilidad de los voceros oficiosos.

El Ministro de Planificación Julio De Vido, responsable del área a la que pertenecen los funcionarios involucrados en el episodio, sin explicaciones convincentes solo atinó a pedirle la renuncia a uno de los organizadores del viaje meteórico, a quien solo adjudicó el error de admisión de Antonini Wilson. Este señor que con sus respuestas ambivalentes generó un revuelo en la Aduana con su cuestionada valija, solo mereció la imputación de una “infracción aduanera” al descubrirse el contenido de la misma , casi ochocientos mil dólares, de los cuales las autoridades retuvieron la mitad en concepto de multa, quedando lo restante depositado en el Banco Nación para ser retirados por el infractor, sin embargo el sujeto no retiró esa suma y partió raudamente a Uruguay, donde casualmente se encontraba en visita oficial Hugo Chávez.

Al Señor Antonini Wilson pareció no preocuparle la importante suma de dinero que abandonó en Buenos Aires, lo que resulta de por si altamente sospechoso, como si hubiera priorizado poner distancia del lugar de los hechos lo mas pronto posible para no contestar preguntas inoportunas.

Esta tormenta, entre rayos y centellas, genera mas de un interrogante, ¿Por que los funcionarios desaparecieron de la escena al producirse el hallazgo?, ¿Sería un señuelo esta valija para ocultar otras que no se revisaron?.

Mientras el Gobierno argentino alega “abuso de confianza” por parte de su homólogo venezolano, el episodio se suma a los casos de corrupción que viene acumulando la cada vez mas complicada administración Kirchner, lo que pone en riesgo la continuidad del modelo que con tanto énfasis proclama la candidata como un ejemplo de transparencia y seguridad jurídica.

La reciente unión matrimonial del kirchnerato y el chavismo no ha tenido un buen comienzo, las dotes recibidas desde Caracas han comprometido el círculo de los amigos y la novia parece haber entrado en pánico, antes segura de su triunfo, soberbia desde el discurso autoritario mentía sin pudor, afirmando llevar a la Argentina rumbo al Paraíso, ¿Hoy cuál será el argumento elegido para no seguir perdiendo los votos? ¿Quizás revelarnos que este buen señor empresario y valijero, es un excéntrico filántropo que prefiere realizar sus donaciones desde el anonimato y por eso al ser descubierto rápidamente abandonó el país?

Autor: Susana Sechi
Directora de La Historia Paralela

Email: susanasechi@gmail.com

Fuente:La Historia Paralela 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: