“No hay que tenerle miedo a lo nuevo”

susana sechiNo precisamente como una diva del espectáculo, la Señora Kirchner se presentó en el Teatro Argentino de La Plata en el lanzamiento oficial de su candidatura presidencial. Como única oradora del evento, estuvo acompañada de alquilados dirigentes, funcionarios, gobernadores e intendentes, no faltando representantes de la Cultura K, y por supuesto abuelas y madres de Plaza de Mayo, siempre invitadas de honor en cualquier lugar que la Señora haga gala de su presencia.Como era de esperarse el discurso de Cristina Kirchner, dirigido desde una insufrible prepotencia que la caracteriza, enfatizó su única y exclusiva pertenecía a esos grupos subversivos que vienen acompañando la gestión de su esposo desde el primer día de gobierno.

Desde la mas pura hipocresía la Señora mencionó nada mas y nada menos que a la Constitución argentina al decir que “es lo único de lo que no debemos apartarnos”, sin embargo hasta ahora en los años que abarca la despótica transmutación del estado, esta pareció dormir el sueño de los justos cubierta de polvo en un rincón oculto de la Casa Rosada.

Nombrando como estado silente a todos los antecesores del actual gobierno, realizó un ejercicio de presunción tratando de mostrar una calidad institucional desde todos los puentes y remarcándola como construcción institucional apeló a la humildad y el reconocimiento desde el lugar en que se opina, citando a la oposición y los medios de prensa.

Recuperar los roles de los poderes del Estado fue otra de las ocurrencias de la candidata, justamente cuando el ejecutivo de turno acaparó la suma de poderes para confiscarlos a partir de un instalado régimen totalitario, y desde esas bases ofreció la continuidad para perfeccionar el modelo.

“La vida de los argentinos se arregla desde la economía, a partir de la macroeconomía, el superávit primario, la industria y la cultura del trabajo, es posible lograr un modelo económico y social que termine con los problemas de miseria e iniquidad” – palabras que no se corresponden a la trayectoria de gobierno de su esposo y que como se ha podido comprobar en otras disertaciones magistrales en el exterior, la Señora no posee ningún aditamento para esa asignatura.

Realmente patético en su conformación, el monólogo de la Senadora hizo alusión a la Generación del 80 mencionando a Dardo Rocha como uno de sus visionarios, época en que la Argentina fuera “Granero del Mundo” y existiera una fuerte acumulación de riqueza, que se desplomó en los años 30, algo que se olvidó mencionar la Señora Kirchner fue que ese derrumbe fue provocado por un gobierno populista como el que ella integra. Muletilla que viene repitiendo en distintas presentaciones como si quisiera equiparar el modelo impuesto por la Administración Kirchner nada menos que con los intelectuales que colocaron a la Nación en la cima del contexto internacional.

De acuerdo a la candidata, la viabilidad de la calidad institucional de un “país en serio”, es la canalización democrática de la conflictividad social, teoría que hasta ahora no ha quedado demostrada en el ejercicio del poder que de democrático no tiene ni siquiera el acento.

La agresiva personalidad y medio de expresión autoritario con que la Senadora pretende someter a la opinión pública a un desafiante populismo, acompañado por una corrupción extrema que compromete directamente al gobierno y lo envuelve en un escándalo generalizado, deja fuera de toda lógica los esfuerzos de ficción exponiendo bondades y logros en momentos que la vida institucional se derrumba.

Confrontaciones de género que por cierto no representan a la mayoría de las argentinas biológicamente femeninas, sonaron como una retrógrada posición feminista, esa misma que agrupa el resentimiento de género y que es compartida por abortistas, lesbianas u otras psicológicamente afectadas, idea que la perseverante Señora parece compartir dada la dureza con que manifestó el desafío para poder llegar entre una maraña machista a la candidatura que hoy ostenta. No olvidó en este pasaje a las abuelas y madres de Plaza de mayo, exaltando el heroísmo de esas señoras y la lucha que estas representan para fortificar los derechos humanos, bandera actual de ese Presidente que privilegia la delincuencia y el terrorismo a partir de ideologías que se corresponden a una única formalidad, poseer antecedentes subversivos marxistas y discriminar en todos sus derechos a aquellos uniformados que hubieren actuado en defensa de la Patria, o al cuerpo social que no olvida la guerra sucia ni a esos personajes que manchados de sangre inocente conforman la planta oficial.

Arrogándose superioridad, la inspirada Primera Ciudadana apeló decididamente a la continuidad que representa su candidatura, explicando los motivos por los cuales los argentinos deberían apoyarla en esta elección. Candidatura que”nació de la generosidad de un Presidente que abdicó a mi favor en momentos de fuerte popularidad y bendecido con mas del 50 % de intención de voto, lo que en la Argentina y en el mundo no es común”.

La iluminada Señora cree en sostener la novedad del cambio, que es la misma línea del fracaso con el agravante de afianzar una tiranía y extender el brazo de poder a gusto y por tiempo indeterminado.

Entre las interminables apuestas que presentó la Candidata para no caer en el juego de la ruleta rusa como en elecciones anteriores, remarcó nuevamente que “el cambio es la continuidad”, como si esto que presentó hoy no perteneciera al juego mas sucio del poder comprado.

Comparaciones con el desarrollo de Brasil que está sobrepasando a la Argentina, una España de economía floreciente que inspira los delirios presidenciales de la Sra. Cristina, se sumaron a un final personalizado de una mujer que habló directamente al Primer Mandatario, expresando una admiración sobrenatural que le hizo calificarlo como alguien fuera de serie, casi como un Adonis elevado a la categoría de personaje mitológico a quien se debería adorar, agradecer y ubicar en el altar de los grandes que hicieron historia.

Como la verborragia se excedió de los parámetros, la reacción de la Señora aplacó el ego de su marido por medio de una expresión cuasi coloquial – “que tampoco se lo crea, no es un héroe, pero es un hombre fuera de lo común” – como para exaltar su propio egocentrismo perdido en el apasionamiento de un surrealismo compulsivo.

Papeles y papelitos marcaron el cierre de la actuación, radiante la Candidata desfiló para un auditorio saturado de aplausos y vítores estridentes, mientras tomaba con sus manos el estandarte rojo y negro de MTD Evita, y sonaban los acordes de una cumbia, anticipando la irritante campaña que se viene.

Autor: Susana Sechi
Directora de La Historia Paralela

Email: susanasechi@gmail.com

Fuente:La Historia Paralela

Anuncios

Una respuesta

  1. Esta madrugada, la señora Kirchner, que descansaba en el lecho junto a su marido, se volvió inquieta, sentía con los ojos aún cerrados una presencia que la llamaba, los entreabrió, y contempló cómo la imagen de la Virgen del Carmen que tenía sobre la peinadora se iluminaba y le sonreía. Comprendió que era la elegida. Sin hacer ruido se levantó, se dirigió hacia su despacho, y a la luz de una vela observó las portadas de los libros que de joven le habían inspirado. Debía elegir un modelo a seguir para salvar a su país de esta lamentable situación. Tenía claro que la biografía de Freddie Mercury no era un buen ejemplo a seguir; debía elegir entre la visionaria Santa Teresa de Jesús o Santa Juana de Arco, que a los diecisiete años llegó a ser la heroína de su país, ya que el personaje de Evita resultaba algo trasnochado a estas alturas. Con las ideas claras, dejó sobre la mesa la semblanza de Santa Juana de Arco, y volvió a la cama junto a su marido, el señor Kirchner, que en esos momentos roncaba con gran estrépito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: