Publicado en Digital News, internacional, Noticias, Opinión, politica, Todas las Noticias

Bolivia – “Cuando salí de Cuba”

centa reck“Nunca podré morirme, mi corazón no lo tengo aquí. Alguien me está esperando, me está aguardando que vuelva aquí. Cuando salí de Cuba, dejé mi vida dejé mi amor. Cuando salí de Cuba, dejé enterrado mi corazón”. Aún nos llegan los ecos de la vieja canción popular con la que los cubanos siguen narrando la añoranza de haber sido expatriados o de haber tenido que optar entre la patria y la libertad.

Late en América latina el dolor de las voces cubanas que claman libertad y que sufren aún las heridas y las secuelas dejadas como un halo de sufrimiento en todo el continente, por la llamada “Revolucion Cubana”, nombre con el cual se ha designado al derrocamiento de la dictadura de Fulgencio Batista, acaecida el 1 de enero de 1959, y en la que participaron varias fuerzas militares irregulares entre las que se destacó el llamado Ejército Rebelde del Movimiento 26 de Julio comandado por Fidel Castro. Con la caída de Batista se formó un gobierno revolucionario liderado inicialmente por Manuel Urrutia Lleó como presidente y José Miró Cardona como primer ministro, quienes serían desplazados poco después por Fidel Castro, para imprimirle progresivamente una explícita orientación comunista. Esta es la historia tal como la cuentan fríamente las enciclopedias, pero lo que podemos ir viendo a través de los ecos de la historia no oficial, es una realidad dura y empecinadamente autodestructiva en la que los Derechos Humanos son violentados con el mendrugo de pan que la gente recibe cada día.

Pero volvamos nuevamente a la historia para develar las heridas que siguen sangrando en Cuba: “Una vez tomado el poder, la oposición formó un nuevo gobierno que inicialmente se planteó como un gobierno moderado y pronunciadamente anticomunista en el que coexistían diversas tendencias. Pero, desde los primeros instantes, los grupos más radicales conducidos por Fidel Castro y fuertemente influidos por Ernesto Che Guevara comenzaron a tomar progresivamente control del Estado. La inicial lucha antidictatorial se transformó rápidamente en revolución social con eje en la reforma agraria. El 7 de mayo de 1959 se aprobó la ley de reforma agraria y de creación del INRA que se convertiría en el centro del poder del Estado cubano. Se abrió entonces un proceso de expropiaciones y nacionalizaciones que afectaron fuertemente a la clase alta y a las empresas estadounidenses. Simultáneamente los sectores moderados en el gobierno (Miró Cardona, Urrutia, López Fresquet) fueron siendo reemplazados, al mismo tiempo que casi toda la clase alta propietaria de las plantaciones e ingenios azucareros y un considerable sector de la clase media, abandonaban el país y se instalaban en Miami”.

Sabemos que el proceso “revolucionario” cubano terminó abandonando el marco de la democracia y dejó de lado la convocatoria a elecciones permitiendo de esta manera un control del poder a su líder Fidel Castro, quien desde entonces se ha perpetuado en el poder y gobierna dictatorialmente y con mano dura, utilizando la amenaza imperialista del gobierno norteamericano como un pretexto y un motivo para justificar sus acciones dictatoriales.

El problema se planteó ante el avance del capitalismo, que en muchas circunstancias mostró aspectos de desequilibrio social y de pocos ajustes a las necesidades de los países tercer mundistas, así como errores graves en el tratamiento de temas sociales e ineptitud para solucionar los problemas de pobreza y desempleo, por lo que la “Revolución Cubana”, se convirtió muchas veces en una bandera izada ante el descontento y el malestar que las sociedades sienten debido a la desatención o falta de solución a sus necesidades prioritarias. Pero es importante aclarar que Cuba, o las actuales “revoluciones” que están surgiendo tratando de emular al modelo cubano, desgraciadamente no significan ninguna alternativa, ya que capitalizan el descontento para implantar un modelo en el que las poblaciones son reducidas a un rebaño de ovejas sujetos a todo tipo de manipulaciones, alienando a las masas en su capacidad crítica y de expresión, tratando a los ciudadanos como seres útiles a la causa de la revolución, la que concentra poderes y decisiones en un buró político, que acapara el poder en detrimento de las libertades y el libre ejercicio de la ciudadanía.

Sigamos apelando a la historia para ver la peligrosa analogía que tiene esta llamada Revolución, con gobiernos que han sido recientemente instaurados en América del Sud y que siguen el mismo camino y las mismas políticas de acaparamiento del poder.

“El 7 de noviembre de 1960 el Che Guevara viajó durante dos meses por los países comunistas: Checoslovaquia, Unión Soviética, China, Corea y Alemania Democrática. Tanto la Unión Soviética como China se comprometieron a comprar la mayor parte de la zafra cubana. Cuando finalizó la visita, Cuba tenía acuerdos comerciales financieros, además de vínculos culturales, con todos los países del bloque, relaciones diplomáticas con todos menos Alemania Oriental y acuerdos de asistencia científica y técnica con todos menos Albania”.

La analogía, salvando las distancias históricas es asombrosa y nos debe alertar sobre las maniobras y acciones que están tomando gobiernos como el de Venezuela, Bolivia y Ecuador que están tratando de llevar a sus países por el mismo sendero, para sembrar en sus pueblos la autodestrucción, la pérdida de libertades, la persecución política, la restricción de derechos, que son el germen de un genocidio y un crimen de lessa humanidad, que debe ser no sólo combatido sino castigado duramente, por pretender amordazar y mantener cautivos y sometidos en pleno siglo XXI a ciudadanos que tienen el derecho de gozar de la libertad de elección y decisión sobre sus propias vidas y sobre los destinos de su país.

Centa Reck es Lic. en Sicoanálisis, escritora y periodista. Co-conductora del programa “Raxos X” en la televisión de su país, Bolivia, es también Directora del diario La Estrella de Oriente, miembro del directorio de Anubol de la ONU, Directora de la Human Right Foundation, filial Bolivia

Autor: Centa Reck

Gentileza:La Historia Paralela 

Autor:

Contacto Mailto:arnews@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s