Ar-News Buenos Aires

Diario – Noticias – Digitales

CARTA DE UN JOVEN IDEALISTA Y REVOLUCIONARIO

Posted by Ramiro Duran en junio 26, 2007

agustin LajeLa etiqueta “Joven idealista” escuchada hasta el hartazgo de manera sistemática día a día, según se nos ha inculcado por los“comunicadores” y activistas del régimen, es todo aquel que (enrolado en el marxismo furioso o en el progresismo hipócrita), sueña con un “mundo solidario e igualitario” (siempre y cuando sus propiedades no sean tocadas, por que, como bien define el Dr. Nicolás Márquez, socialista es todo aquel que quiere repartir lo que no le pertenece) y para tal fin hace uso de métodos violentos que, de caso contrario, no obtendría los resultados esperados por evidente falta de consenso. De esta manera, aparecen en la escena nostálgica los famosos “jóvenes idealistas de los setenta”, quienes pasaron de victimarios a víctimas; de anti-democráticos a democráticos; de culpables a inocentes; de violadores de los Derechos Humanos a sus defensores tardíos, en definitiva: de terroristas a jóvenes idealistas.Idealismo no es llevar una pastilla de cianuro en el bolsillo para en caso de ser capturado por las fuerzas de seguridad, suicidarse. Tampoco es matar a un policía para robar su arma reglamentaria, ni a niños por ser hijos de militares. Tal vez sea idealismo, pero un idealismo homicida y delictivo al servicio de ideas disolventes.

Volviendo treinta años en el tiempo, y regresando a nuestro presente, escuchamos llamar “jóvenes idealistas” a estudiantes perpetuos que viven de la política universitaria, pero que no logran terminar su carrera; profesionales del “escrache”, verdaderos destructores de la propiedad privada o pública y de empresas nacionales o multinacionales, experimentados cortadores de calles y por ende violadores del código penal y la constitución nacional, impidiendo así que una persona acuda a su trabajo o que una ambulancia llegue a tiempo.

Resulta tragicómico pensar que estos delincuentes, no sólo gozan de impunidad perpetua, sino que también obtienen el respeto y consenso de la población ignorante, manipulada por nuestros “comunicadores sociales”, sólo por tratarse de supuestos “jóvenes idealistas”.

Por ahí escondidos, y sin saberse mucho de ellos, existe otro tipo de jóvenes idealistas, verdaderos merecedores de este mote: aquellos que trabajan diariamente en las fábricas; aquellos que estudian inacabables horas conmigo en la facultad; los que quieren progresar económicamente, haciéndose cargo de sus victorias y fracasos. No son asesinos al servicio del marxismo, ni resentidos al servicio del progresismo. Somos tan sólo jóvenes que velamos por una revolución institucional que nos libere del populismo, del estatismo, de la demagogia y del clientelismo.

Leyó bien estimado lector, somos revolucionarios, por que queremos cambiar el vergonzoso orden de las cosas vigentes que se nos ha impuesto.

Autor: Agustín Laje Arrigoni

Gentileza : La Historia Paralela 

Anuncios

Una respuesta to “CARTA DE UN JOVEN IDEALISTA Y REVOLUCIONARIO”

  1. César J Videla said

    Los jóvenes idealistas serían tales si no hubieran empuñado las armas, si se hubieran limitado a la expresión política, (aunque nunca hubieran superado el 1 %) si no hubieran asesinado policías de tránsito, que aquí cabe hacer una diferenciación bastante cruel, pero no por ello menos cierta, si, hubo policías que trabajaron contra la subversión en aquellos años, los que seguramente eran “blancos más rentables” no eran precisamente los que hacían tránsito, éstos, trabajaban encubiertos, en oficinas dentro de las dependencias de la policía, y los menos aptos para éstas y otras tareas, eran los designados a tránsito, es decir que no eran enemigos directos de los guerrilleros, sin embargo eran el blanco perfecto para los “jóvenes idealistas” que querían obtener el carnet de guerrilleros, rodeados por los cuatro costados por el tránsito urbano y sin saber de donde les vendría el golpe, se estilaba en esos años, dos en motocicleta, generalmente el de atrás con escopeta recortada, y allí quedaba el servidor público, tirado en una esquina, inmediatamente despojado de arma y chapa, que pasaban a ser el botín a mostrar con orgullo ante los compañeros de ruta y ser a partir de este acto, guerrilleros hechos y derechos, si no hubieran enviado a niñas a amigarse con hijas de militares, para extraer información de los movimientos de los padres, cuando nó para ponerles debajo de la cama un explosivo y dejarlos pegados contra el cielorraso,si no hubieran dinamitado escuelas, cines, teatros, y todo aquel lugar y ocasión que sirviera para matar cobardemente a gente a la que nunca se les hubieran atrevido en igualdad de condiciones.- Solo espero que lo anunciado por Luis Moreno Ocampo, Fiscal Penal Internacional de la Corte de La Haya, se cumpla en su totalidad y no en forma parcial como ahora, y se juzgue y condene a estos genocidas, tal como se está juzgando a los militares.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: