Ar-News Buenos Aires

Diario – Noticias – Digitales

Cuando la limosna es grande

Posted by Ramiro Duran en mayo 24, 2007

centa reckSi algo debemos admirar al actual gobierno, es la increíble capacidad que tiene para transformar las demandas que se le hacen en un arma contra la oposición.De esta manera, la exigencia de los minusválidos para que se les otorgue un bono gubernamental, que fue reiteradamente negada por el ejecutivo y que incluso tuvo momentos dramáticos, culminando con la muerte de uno de los huelguistas, ha servido al ejecutivo para encontrar la excusa de suprimir la subvención estatal a los partidos políticos, atribuyendo que destinará dichos recursos a un fondo de beneficio para los impedidos.

La subvención a los partidos es una práctica que garantiza la oportunidad de participación en las justas aleccionarías contando con el beneficio de no quedar en desventaja frente a los partidos que cuentan con grandes recursos para publicitar a sus candidatos, dejando fuera del contexto publicitario a los partidos o agrupaciones que no tienen solvencia económica. En realidad lo que nuestro país debería hacer es limitar el uso de la publicidad o reglamentarla para que no haya un gran despilfarro de algunos y pocas oportunidades para otros.

Pero lo que está intentando hacer el ejecutivo, con el proyecto de ley que eliminaría la subvención estatal, es matar varios pájaros de un tiro. En este tenor, podemos colegir que en primer lugar terminaría por liquidar a la oposición, puesto que los únicos que contarían con recursos para hacer campaña indefinida serían los políticos del partido gubernamental, situación que se está dando en el presente, pues no ha habido un momento de tregua publicitaría desde que el MAS ingresó al gobierno.

Por otro lado, se intenta someter a los medios, pues estos no tendrían chance de cubrir sus espacios de campaña más que con el partido que cuenta con recursos estatales, lo que los obligaría a irse alineando, o a ser complacientes con el partido gobernante, que cumpliría así su sueño de quedar indefinidamente como partido único. Por último, el gobierno haría una supuesta obra social o de beneficencia con el dinero que corresponde a la eliminación del pluripartidismo como aspecto fundamental del equilibrio democrático.

Este tipo de postura reviste una doble moral, pues no se puede hacer beneficencia o dar limosna con el dinero con el dinero que se quita a expensas de provocar un daño en otro aspecto, mucho más cuando ese dinero está destinado a preservar la democracia y el pluripartidismo como garantía de la misma.

El MAS aboga por todos los pluris posibles, habla así de un Estado plurinacional, pluriétnico, plurilingüe, pero monopartidista. La propuesta ha sumado las voces masistas que sin ninguna vergüenza, comenzaron a propagar que:”Ayudar a los discapacitados, un sector que por impedimento físico no tiene oportunidad de lograr situaciones de trabajo, es acertado”, cuando hace pocos días negaron todo reconocimiento a las acuciantes necesidades de este sector.

En realidad si contáramos con gobernantes más serios y correctos, limitarían los gastos eleccionarios en el sentido de no plantear la interrupción de los mandatos cuando se les antoja, ni gastar los recursos del estado en una secuencia de elecciones abortadas porque sí, o de consultas, iniciativas constituyentes, que sólo se utilizan como recursos de perpetuación en el poder.

Es que cuando la limosna es grande hasta el santo debe desconfiar.

Autor: Centa Reck

Gentileza: La Historia Paralela

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: