Bolivia – La estocada del Tribunal Constitucional

centa reckEl cumplimiento de la ley sobre todas las cosas, ha sido el mensaje que le ha dado el Tribunal Constitucional al gobierno de Evo Morales, al fijar un plazo perentorio de 90 días a los 4 Magistrados de la Corte Suprema de Justina que fueron designados de manera interina por un decreto presidencial, aprovechando un receso del Parlamento.

Además el presidente Morales había dispuesto que el interinato podía extenderse indefinidamente, lo que le significaba al partido en función de gobierno, tener cuatro Ministros afines a su sigla partidaria distribuidos en las dos salas penales, situación que había sido favorecida para facilitar los planes del ejecutivo de llevar a cabo los juicios de responsabilidades que el gobierno está planteando a ex presidentes y funcionarios de anteriores gobiernos; tratando de sentar un precedente de vendeta política, que además le daría el doble beneficio de terminar de desarmar a los partidos opositores, para garantizar en este sentido la vigencia del único y exclusivo liderazgo de Evo Morales. Dos senadores de la oposición plantearon el recurso de inconstitucionalidad, y el fallo del Tribunal Constitucional se puede considerar como un fallo salomónico, en la medida que determinó que las designaciones de funcionarios interinos por el Jefe de Estado fueron legítimas porque se efectuaron debido a que entonces estaba en receso el Congreso Nacional, pero que la condición de interino es “únicamente por 90 días” y no puede extenderse indefinidamente, situación por la que deben quedar cesantes de sus cargos al ser notificados del fallo.

Los interinatos se han convertido en la vía expedita para nombrar magistrados enteramente comprometidos con un partido político, siendo que para la designación de magistrados judiciales debe ser el Congreso, con dos tercios de sus integrantes, quien designe a los ministros de la Corte.

En un momento en el que la institucionalidad sufre un debilitamiento progresivo y en el que las leyes están siendo seriamente vulneradas, el Tribunal Constitucional se erige como una institución garante del respeto a los derechos y normas constitucionales.

Sabemos también que está en los planes del actual gobierno quitarle esta atribución al T.C, en la medida que le restringiría su poder, al crear un cuarto poder del Estado, denominado Poder Social, que estaría integrado por miembros elegidos de manera directa en los núcleos comunitarios y que tendría tuición y tomaría control sobre los otros poderes que rigen en el actual Estado Democrático de Derecho.

En la presente ocasión el presente fallo ha sido considerado “fundamental en la historia jurídica de Bolivia, porque contribuirá a ordenar el estado democrático y a reforzar las instituciones constitucionalmente elegidas”.

La pelota ha vuelto a la cancha del Poder Legislativo, como tiene que ser en un país que se ajusta al apego a las leyes y el respeto a las normas vigentes. La constituyente y las iregularidades cometidas en su funcionamiento que no ha respetado la Ley de Convocatoria, puede ser también motivo de demanda de inconstitucionalidad en un futuro próximo.

Autor: Centa Reck

Gentileza:La Historia Paralela

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: