“El opio de los pueblos”

Nestor KirchnerLos ataques directos o esbozados que a diario somete Página 12, el vocero oficioso del gobierno argentino a diferentes integrantes de la Iglesia Católica, confirman que para el Señor Kirchner esa institución religiosa es considerada como su principal enemigo y responsable de sus mayores desvelos.En un país en el cual no todos sus habitantes son católicos practicantes ni necesariamente cristianos ¿Cuales son las razones para que su Presidente dedique tantos esfuerzos a combatir a una Iglesia y sus pastores?

La respuesta debemos encontrarla en que no se trata de una cuestión de Fe, es necesario separar la fe cristiana de la filosofía cristiana o si queremos ser más puristas, judeocristiana, filosofía que guía el pensamiento de la inmensa mayoría del pueblo argentino.

Una ideología que se pretende imponer desde el actual gobierno y que justifica en un pasado reciente las prácticas terroristas como método de acción política, sin dar importancia a los “daños colaterales” como hoy se denomina a las víctimas inocentes que ha provocado, o que considera el asesinato de los niños por nacer como un ejercicio de la libertad femenina y que promueve la castración quirúrgica como método eficiente para combatir la pobreza, es incompatible con una filosofía basada fundamentalmente en la defensa de la vida.

Este enfrentamientos destinados a destruir valores morales no son nada nuevos, originalmente los marxistas repetían hasta el cansancio la frase condenatoria promulgada por su ideólogo, Karl Marx, “la religión es el opio de los pueblos”, hoy más sutiles ni siquiera se reconocen públicamente como marxistas, así vemos como el Señor Kirchner se declara practicante de una curiosa fe hecha a su medida y apela en su discurso a sentencias bíblicas, las que en sus labios suenan a revulsivas herejías.

Desde esta contienda destinada a subvertir los valores morales de la sociedad se explica el encono demostrado contra Monseñor Baseotto por el solo hecho de defender la vida y someter a un proceso judicial viciado de nulidad al Padre Von Wernich por su condición de capellán de una fuerza de seguridad que enfrentó al terrorismo salvaje en los años 70.

El Señor Kirchner debería ser consiente que él hace solo cuatro años que detenta el poder, mientras que la Iglesia lo viene haciendo desde hace 2000 y no basada en una chequera como es su caso, y que todo gobierno que se le enfrentó, como se lo ha advertido Monseñor Piña en su oportunidad, ha perdido y que el que él preside no va a ser precisamente la excepción.

Autor: Sigfredo Durán

Email: siggyduran@gmail.com

Fuente:La Historia Paralela 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: