Transmutación

jorge lanataLa primera víctima de cualquier gobierno “progresista” es la libertad de expresión, en las épocas que gobernaba “El Padre de la Democracia” Raúl Alfonsín, en los canales de TV, todos en manos del estado, solo existían programas de opinión política favorables a Don Raúl y las listas negras estaban a la orden del día, Mirtha Legrand y sus célebres almuerzos fue uno de los casos más paradigmáticos.El el actual Posmodernismo K el despotismo se ha privatizado y los medios que ya no pertenecen al estado son controlados con los dineros de la publicidad oficial o adquiridos por amigos del régimen con fondos de ignoto origen.

Para la radio y la televisión existe un verdadero “Comité de la Salud Pública” que determina quien está y quien no y al igual que su antecesor durante la Revolución Francesa, el corte de cabezas ha incluido a cultores de la misma ideología oficialista, pero que en un momento de distracción dijeron algo que no fue del agrado de Néstor Kirchner, ejemplo de ello han sido los casos de Pepe Eliaschev y Jorge Lanata.

Pero no todo es igual a aquellos tiempos en que un señor desde un balcón de la Rosada nos deseaba Felices Pascuas, el sistema actual es mucho más perverso y no solo se limita a ejercer la censura, como reveló Lanata en un reportaje relatando como había sido su caso en el que le ofrecieron poder seguir trabajando en televisión pero en un programa cultural o de entretenimientos, nada de política le dijeron, a lo que se negó rotundamente, aparentemente, por una actitud ética.

Esto demuestra que el régimen no se conforma con prohibir a quien se revele, si no que pretende humillarlo públicamente y mostrarlo en actitud sumisa al más puro estilo gramsciano.

Lamentablemente en algunos casos se logran estos objetivos y vemos como en aquellos que por vanidad personal o necesidades económicas quieren seguir permaneciendo a cualquier costo frente a las cámaras se produce una verdadera transmutación, como un Gerardo Sofovich que de conducir una mesa de café en la que con ironías se criticaba al gobierno de turno a pasado a conductor de una aséptica competencia de corte de manzanas, a una Nancy Pazos, irreverente entrevistadora de políticos convertirse en locutora de un noticiero y a un Chiche Gelblung a quien repentinamente solo le preocupa una ingesta baja en carbohidratos.

¿La dignidad? Bien, gracias.

Autor: Sigfredo Durán

Fuente:La Historia Paralalela 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: