La recomendación del cheff

susana sechiUna nueva dinastía ha surgido en la Argentina que nos toca sufrir, la fabricación en serie de candidatos provistos con la etiqueta K, los que son mostrados a la sociedad como seres mundanos y conocedores de la problemática actual, por supuesto hasta que no sufra deterioro la gestión oficial.En todo tipo de eventos los multifacéticos postulante abarcan los temas de actualidad, el equipo de los danieles presentes en todas las actividades diarias o mejor dicho en las que el Señor Kirchner desee mostrar, se presentan como la cara oficial cumpliendo con una empalagosa exaltación, tanto de la figura presidencial como de los avances gubernamentales.

Una nube de incontinencia envuelve a estos factoreados candidatos, que entre miradas llenas de incertidumbre y extraviados ojos buscan la aprobación del mandamás ante cada bocadillo sonoro que pronuncian públicamente en estado de pánico.

Meros elementos de la campaña oficial, son trasladados como encomiendas a los diferentes actos programados y acompañados en sus presentaciones por todo tipo de sostenes ideológicos, supuestamente para cumplir falencias determinantes es necesario agregar condimentos para el caso y allí están presentes Kunkel, Pérsico, Solá, D’Elía y todos los que hagan falta para imponer el pensamiento único, sustentado directamente por el Ejecutivo.

Se cuenta con enfervorizados concurrentes, que voluntariosos llegan en ómnibus, provistos de pancartas, banderas alusivas y entonando cánticos adecuados para la ocasión. ¿Qué costo tendrá para los ciudadanos tan generosa participación?

No es panorama nuevo en las acciones de los pseudodirigentes, imponer alguien desde una acotada popularidad, tampoco que se utilicen las arcas del Estado para comprar voluntades, pero es tal el descaro que no deja ni un mínimo de duda.

El Presidente ya no sabe como vender a sus armados candidatos, por eso se desvive por pesentarlos como una maravilla en su género, pero lo que natura no da es imposible sustituir con publicidad.

Como un menú recomendado por el cheff para ser consumido por la ciudadanía, se ofrecen los platos de esta “nouvelle cuisine”, pero los comensales no necesariamente deberán compartir los gustos por ese tipo de elaboración gastronómica y tomen la decisión de optar por un cambio de restaurant más adecuado a su paladar.

Autor: Susana Sechi

Directora de La Historia Paralela

Email: SusanaSechi@gmail.com

Fuente:La Historia Paralela

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: